Víctima de violencia de género dice que representante no la golpeó

La también directora del equipo del legislador comentó que la Cámara de Representantes no le ha brindado protección

Por Ronald Ávila Claudio
Representante Ramón Rodríguez Ruiz. archivo - Foto: Ramón Rodríguez Ruiz
Víctima de violencia de género dice que representante no la golpeó

En una conferencia de prensa que arroja más dudas que respuestas, Soniel Torres negó públicamente que el legislador Ramón Luis Rodríguez le haya agredido en el rostro, como dicta una querella presentada el pasado 11 de noviembre en Santa Isabel.

La fémina, quien funge como directora de la oficina del representante, no comunicó quién fue su agresor, ni explicó por qué el nombre de su actual jefe salió a relucir en la acusación policiaca.

“El representante (Rodríguez) no tiene que ver con el asunto”, comentó Torres, alegando que la Cámara de Representantes no le ha brindado protección durante su proceso para atender el incidente de violencia de género.

"Quiero decirles que estoy aquí libremente y voluntaria. Nadie me obligó. He continuado trabajando. El proceso de la Cámara no ha sido justo y no se me ha brindado protección. Tengo una bitácora de cómo ha sido el proceso y cómo no me han dado el espacio ni me han protegido”, sentenció la mujer.

De acuerdo a la fémina, durante la investigación agenciada por el presidente de la Cámara, Carlos Méndez, así como en la intervención del Departamento de Justicia, no se ha protegido su seguridad e identidad. Torres destacó que Wanda Vázquez, secretaria de Justicia, vociferó su nombre en una entrevista radial, a pesar de haber sido víctima de violencia de género.

“[Carlos] “Johnny” Méndez no ha hecho nada y si me pasa algo es responsabilidad de la Cámara [de Representantes]”, acotó Torres.

Al tiempo, subrayó que la investigación del cuerpo legislativo está viciada. Y es que, supuestamente, un individuo de nombre José Luis Rodríguez, quien acompaña al exfiscal contratado para la pesquisa, Eernie Cabán, ha hecho imputaciones en contra del representante Rodríguez a la familia de la víctima.

Este hecho, de acuerdo a Torres, ocurrió el pasado 22 de noviembre cuando Cabán se presenció a su casa con José Luis Rodríguez, “a nombre de Jonny Méndez” y este último le comentó a los padres de la fémina que “el representante era un monstruo, loco y dijo mil declaraciones”.

Torres indicó a la prensa que le envió un mensaje de texto al presidente cameral para expresarle su inseguridad, pero este no respondió.

Por su parte, el representante Rodríguez declaró –nuevamente– que no es responsable del incidente de violencia de género contra Torres. No obstante, se negó a responsabilizar a alguien, alegando que el Departamento de Justicia lleva una investigación al respecto. Aunque sí comentó que la acción del presidente Méndez, de solicitarle la renuncia sin culminar la pesquisa en su contra, “es una falta de respeto” al cuerpo de la Asamblea Legislativa.

Ayer el gobernador Ricardo Rosselló también le solicitó la renuncia. Sobre este incidente, el representante debe presentarse ante el Departamento de Justicia el jueves.

Dice que empleado sí le dio donativo

Mientras, Rodríguez también se defendió de unas imputaciones en su contra realizadas por un exempleado de su oficina, quien afirmó que nunca le entregó donativos de campaña, aunque el representante los informó a la Oficina del Contralor Electoral.

De acuerdo a informes de prensa, consta en la Oficina del Contralor Electoral que Rafael Rodríguez Molina donó $1,500 en cinco pagos al legislador. El exempleado, a quien no se le renovó el contrato en este año fiscal, alegó que nunca entregó tal cifra a la campaña de Rodríguez.

Hoy, en la conferencia de prensa, el legislador sostuvo que el donativo ocurrió a través de una guagua de sonido, cuyo alquiler lo calculó en $300 al mes y así lo refirió a la Oficina del Contralor Electoral.

“Sí ocurrió el donativo en especie en la guagua de sonido y sube a $1,500 (cinco meses a $300 cada mes). La ley 22 de 2011 no requiere firma de nadie para poner ese donativo. Es mi obligación adjudicarle valor y ponerlo en el informé”, explicó Rodríguez.

“El donativo pide que se le dé un valor de ese servicio. Si no hago esa aclaración y le doy ese valor que me están prestando, le estuviera fallando a La Ley Electoral”, agregó.

No le pidió dinero a sus empleados 

Rodríguez negó imputaciones hechas en otra nota de prensa, en la que una fuente detalló que él solicitó un porcentaje del sueldo de sus empleados a cambio de contratarlos.

Rodríguez tiene 12 empleados en su despacho legislativo. Aclaró que cualquiera de sus subalternos puede negar la información, pero en la rueda de prensa solo estuvieron presentes seis personas de su equipo.

La pareja de Torres, fémina víctima de violencia de género, también es parte de la plantilla de empleados del legislador, según él mismo confirmó en la rueda de prensa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo