Reparten comida caliente y ropa en la plaza de Toa Baja

Durante la actividad varias iglesias hicieron actividades artísticas para el disfrute de los niños

Por Ronald Ávila Claudio
Repartieron comida para alrededor de 1,000 personas. (Ronald Ávila)
Reparten comida caliente y ropa en la plaza de Toa Baja

Toa Baja preparó hoy unos 1,000 platos de comida caliente en la plaza de la ciudad para residentes que se acercaron a disfrutar de varias actividades artísticas y educativas organizadas por voluntarios, así como empleados municipales.

Varias organizaciones ofrecieron talleres a los asistentes. Varias organizaciones ofrecieron talleres a los asistentes.

Y es que desde la alcaldía de Bernardo Márquez se gestó la iniciativa Gimnasio del Alma, que está a cargo de llevar talleres de motivación y resiliencia a las comunidades del lugar para, como mencionó el propio ejecutivo, normalizar la situación luego del golpe del huracán María.

 

En la plaza pública, además, varias iglesias llevaron a cabo actos artísticos y juegos con los niños. También ciudadanos enseñaron a los toabajeños a cómo cocinar con antenas parabólicas –gracias a la energía solar–  y a cómo preparar diésel vegetal. Al tiempo, el municipio repartió ropa que recogió en un centro de acopio.

 

“Queremos llevar un hilo de esperanza a la población. Empezamos a tratar de interconectarnos en un proceso de llevar un hilo de esperanza a la población”, soltó Márquez.

 

La idea, de acuerdo al mandatario municipal, es recorrer otros sectores del municipio con el mismo proyecto. Entre algunos barrios que han impactado, comentó Márquez, están el sector 26 y Villa Calma.

 

Márquez destacó que en Toa Baja hay dos puntos “fundamentales” para la recuperación de la ciudad luego del embate del fenómeno atmosférico categoría cuatro. Uno de estos, explicó, es un centro acopio en el Coliseo Antonio R. Barceló, en donde reciben donativos de agua, alimentos y ropa. Para repartir los suministros la administración municipal de Toa Baja ha echado mano de grupos voluntarios, pues el alcalde reconoció que no tienen la capacidad de hacerlo con la debida “celeridad”.

 

En el caso de la salud, Toa Baja tiene una clínica comunitaria con médicos voluntarios. Hasta el momento, han atendido a 1,457 personas gratuitamente. Hasta el momento los médicos que atieden dicho espacio de salud están ubicados en Levittown, “pero se mueven a las comunidades”, informó el alcalde.

 

En términos de agua potable, Márquez comunicó que el 100 % de los residentes tienen el servicio. Sobre la energía eléctrica, afirmó, solo un 15 %. Aún hay 151 refugiados en Toa Baja divididos en tres refugios alrededor de la ciudad.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo