Jesse Jackson reclama que los boricuas sean tratados justamente

El político y pastor viajó a la isla para traer suministros y pidió que se eliminen las leyes de cabotaje

Por Ronald Ávila Claudio
Jesse Jackson, pastor y defensor de los derechos civiles.
Jesse Jackson reclama que los boricuas sean tratados justamente

Aunque la gente de Puerto Rico conoce el precio de la marginación, comentó el pastor Jesse Jackson, debe traspasarlo para poder ayudar a otros, tal y como lo está haciendo en este momento, luego del paso del huracán María.

Durante una visita que hizo este fin de semana a Puerto Rico, para traer unas 158,000 libras de ayuda humanitaria recaudadas por la organización PUSH Coalition en Chicago, el defensor de los derechos civiles lanzó un reclamo claro al gobierno federal: tratar a los puertorriqueños como ciudadanos americanos.

“Son ciudadanos americanos y merecen los mismos derechos que todos los demás. Así como en la crisis de Katrina y Detroit”, sostuvo en entrevista con Metro.

Para esto, afirmó, es necesario que el Congreso de los Estados Unidos revoqué la Ley Jones y así barcos extranjeros puedan entrar a la isla. El 2 de marzo del 1917, el presidente Woodrow Wilson firmó dicha legislación para, entre otras cosas, conceder la ciudadanía americana a los puertorriqueños. Pero también impide la entrada de barcos que no sean de tripulación, bandera y fabricación estadounidense.

“Puerto Rico ha estado en la oscuridad, las Islas Vírgenes han estado en doble oscuridad y tenemos que encender nuevamente sus luces. Hay cosas que se pueden hacer, por ejemplo, el acta Jones. Es una ley que data de la Segunda Guerra Mundial y no tiene espacio hoy. Personas, gobiernos quieren enviar productos a Puerto Rico, así como otros países y no pueden ser desalentados”, sostuvo el también político, que lucho junto a Martin Luther King en la primera etapa del siglo pasado.

Durante la emergencia que vive la isla, el presidente Donald Trump le eximió de esta disposición por 10 días, pero expiró el pasado 9 de octubre. De acuerdo a lo que informó el gobierno, ninguna embarcación entró a Puerto Rico para llevar suministros durante el periodo de gracia. De esta forma, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, David Lapan, negó la necesidad de extenderlo.

Jackson, además, solicitó a Washington condonar la deuda de la isla, que asciende a más de $70 mil millones, por considerarla “impagable”. En su lugar pidió que el gobierno de los Estados Unidos conceda al país un contrato a largo plazo con bajos intereses.

Jackson, durante su visita a Puerto Rico, viajó en helicóptero para ver la devastación que dejó el ciclón. Según describió, desde el aire lo que observó fue “desolación”.

“Cuando pensamos en Puerto Rico, nos llega a la mente arena, sol y playas. Me quedé sin palabras. Las personas en las montañas no pueden salir, están atrapados y sin comunicación. Está lloviendo ahora mismo, están durmiendo en casas sin techo y está lloviendo ahora mismo”, exclamó.

Mientras, Jackson defendió a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien en los pasados días criticó la respuesta de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) luego del paso del temporal.

“Las palabras de la alcaldesa son claramente el dolor de la gente. La gente está haciendo un buen trabajo, FEMA está haciendo un buen trabajo, pero no es suficiente”, dijo.

En días pasados, a través de varios medios de comunicación, Cruz rogó por ayuda por la falta de comida y agua potable en la isla.

Loading...
Revisa el siguiente artículo