Punta Santiago, comunidad abandonada luego de la devastación

A 16 días del paso del huracán María por Puerto Rico, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias no ha visitado una de las comunidades más afectadas de Humacao

Por Ronald Ávila Claudio
Esperanza Santiago, residente de Punta Santiago en Humacao.
Punta Santiago, comunidad abandonada luego de la devastación

Esperanza Camacho tiene 88 años, el mismo tiempo que lleva viviendo en la comunidad costera Punta Santiago de Humacao. Desde hace 16 días, luego de que el huracán María golpeó su casa y dañó sus pertenecías, se sienta en el balcón a ver si alguien del gobierno le ofrece ayuda, pero nadie ha llegado.

 

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos y quien visitó a Puerto Rico con la intención de ver el desastre que causó el ciclón, no pasó por su hogar. El gobernador Ricardo Rosselló y el alcalde Marcelo Trujillo tampoco se han dado cita. La Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), es solo un cuento bonito.

 

Con resignación, Camacho y su hija Esperanza Santiago, mostraron a Metro su casa de dos plantas. De la parte de arriba solo quedan escombros de madera, zinc y un sin número de utilería mojada. Abajo, la marca de la inundación aún perdura en la pared.

 

La residencia, sin duda, es un retrato menor de la devastación que dejó el temporal en Punta Santiago. Hasta el momento, solo un grupo de voluntarios organizados por el Colegio de Médicos Cirujanos (CMC), el Colegio de Enfermería de Puerto Rico y la Universidad Carlos Albizu le ha tendido la mano al barrio.

 

“Llegué aquí con el CMC. Estoy ofreciendo servicios a la comunidad, dentro de mis conocimientos como estudiante de sicología y también sobre aspectos legales porque soy abogado. Recibir esa asesoría les puede ayudar a reducir la ansiedad y resolver sus problemas”, comentó Francisco Santiago, un joven que, junto a un grupo de expertos de la salud se reunieron en la parroquia católica de la comunidad a atender a unas 50 personas.

 

De acuerdo a lo que explicó el letrado, el CMC creó 10 grupos de profesionales para visitar diversos sectores del país impactados por el huracán. Decidieron visitar Punta Santiago luego de escuchar al padre José Colón Otero a través de una emisora radial rogar por asistencia.

 

El diácono Javier Rivera, en representación del párroco, afirmó que la labor del municipio ha sido mínima. Hace unos días “gente” de la alcaldía le prometió llevar 75 catres para sustituir las camas mojadas donde algunos aún duermen, pero todavía no los ha visto.

Residencia de Esperanza Santiago en Punta Santiago, Humacao Residencia de Esperanza Santiago en Punta Santiago, Humacao

Tienen suministros, añadió el religioso, gracias a una tienda por departamento y a organizaciones sin fines de lucro que decidieron donar.

 

La situación que este sector pobre de Humacao está viviendo, según el doctor en sicología Carlos del Toro, les podría traer una secuela emocional.

 

“La secuela de todo lo que todavía están viviendo, va a acompañarlos por mucho tiempo. Les estamos dando destrezas básicas para el manejo de la emergencia. Presentan ansiedad emocional y alguna depresión”, explicó el también profesor.

 

“Ha sido una experiencia traumática para toda la comunidad. A aquellas personas con historial siquiátrico les ha exacerbado su fobia y estrés”, añadió.

 

Por la parte médica, sentenció el médico Domingo Cáceres, la mayoría está bien. El mayor problema, hasta el momento, es que las farmacias de la comunidad no quieren despachar los medicamentos recetados “por miedo de que las aseguradoras no le paguen, aunque el comisionado de seguros firmó una carta circular estableciendo que todos los fármacos deben ser despachados durante la emergencia”.

Residencia de Esperanza Santiago en Punta Santiago, Humacao Residencia de Esperanza Santiago en Punta Santiago, Humacao

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo