Huracán Irma obliga a mantener cerrado El Yunque

Hasta nuevo aviso

Por EFE

El bosque tropical de "El Yunque", una de las mayores atracciones turísticas en Puerto Rico ubicado al noreste de la isla, continúa cerrado desde que el pasado miércoles el huracán Irma azotara el noreste de la isla.

Tal y como advirtió la subdivisión de bosques el pasado día 5, "hasta nuevo aviso" "El Yunque" permanecerá cerrado.

En declaraciones hoy a Efe la portavoz de "El Yunque", Carolyn Krupp, los fuertes vientos del ciclón, de categoría 5, que pasaron el pasado miércoles por el noreste de la isla, tumbaron decenas de árboles y postes del tendido eléctrico, razón por lo cual la administración del bosque desconoce con exactitud cuándo reabrirá para visitas.

"No sabemos con exactitud la dimensión de los daños", sostuvo Krupp sobe los estragos causados por el huracán Irma sobre el bosque que alberga también más de 50 especies de orquídeas nativas, 150 de helechos, 120 de vertebrados, ocho tipos de lagartos, varias especies de culebras y una decena de ranas autóctonas.
Krupp sostuvo que el pasado viernes fue la primera vez que personal del Servicio Forestal de Estados Unidos -agencia administrativa de "El Yunque"- lograron acceso al bosque, donde iniciaron las labores de verificaron de los daños y junto con un grupo de bomberos comenzaron a limpiar las áreas aledañas a su oficina principal.

"La seguridad pública es nuestra prioridad. Debido a esto, el acceso al público no se permitirá en el bosque hasta que se haya determinado que es seguro", indicó la administración de "El Yunque" en un comunicado de prensa.

"El Yunque" fue cerrado como medida de prevención ante la llegada del huracán Irma, que pasó a menos de 30 millas (unos 48 kilómetros) al noreste de Fajardo, uno de los cinco municipios por los que se extiende el bosque tropical que, también, alberga cinco torres de comunicación o repetidores.
Esta no es la primera ocasión en la que "El Yunque" recibe un fuerte embate de un huracán.

El castigo más devastador que ha recibido el bosque fue en la década de los 30 cuando el huracán Hugo, en septiembre de 1989, resultó más dañado que en esta ocasión, quedó pelado y hasta cambió de su habitual color verdoso a marrón, según Krupp.

Según indicaron entonces los expertos, "El Yunque" obró como "una especie de escudo de protección" para que Hugo se desviara hacia el norte de Puerto Rico y no afectara con igual magnitud el resto de la isla.

De igual forma, el bosque protegió a la isla con los temporales causados por Luis, Marilyn y Georges.
"El Yunque" consta de cuatro principales bosques: el bosque de tabonuco, el bosque de palma, el bosque de palo colorado y el bosque de nubes, según el fotógrafo Víctor Manuel Nieves, autor del libro "El Yunque".

El bosque de palma de sierra crece en pendientes escarpadas y terrenos anegados y se puede encontrar entre los bosques tabonuco y palo colorado.

El bosque de palo colorado se distingue por su corteza rojiza. Sus árboles viven más de mil años y es donde usualmente anida la cotorra puertorriqueña o el zorzal pardo.

Los árboles de palo colorado se encuentran también en los pantanos del sudeste de Estados Unidos donde crece como arbusto o árbol pequeño.

En 1981, un inventario descubrió que en el bosque de palo colorado viven 15 especies de árboles en peligro de extinción.

El bosque de nubes se encuentra a elevaciones sobre los 750 metros.

"El Yunque" fue declarado en 1976, por la Organización de Educación, Científica y Cultural de las Naciones Unidas (UNESCO) como la primera Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo