Stopover en Colombia: una experiencia cultural

Por Wilmarie Rivera y Miguel Camilo

Stopover no es otra cosa que hacer una parada en el país que tengas de conexión o escala, antes de llegar a tu destino final.  El tiempo tú lo decides. Usualmente los viajeros optan por estar al menos dos días, antes de continuar con su viaje final. Hay aerolíneas que ofrecen este tipo de oportunidad y hasta oficinas de turismo en diferentes países que ofrecen esta alternativa como una puerta de entrada para que el viajero tenga la oportunidad de explorar otro país, camino a su destino final.

Pero ¿cómo se hace? Por ejemplo, si estás buscando ir de Nueva York a alguna ciudad en Europa a través de Icelandair, pues esta aerolínea te da la opción de parar en Islandia unos días y luego continuar al país de Europa, sin costo adicional. Es como si pudieras parar en otro país y en vez de esperar largas horas en un aeropuerto, optas por pernoctar en tu escala unos pocos días sin pagar más. (Cabe aclarar que depende de la aerolínea puede que tenga un costo adicional).

La realidad es que, si lo piensas bien, un stopover es la excusa perfecta para conocer otro país en vez de que sea solo una parada o layover. A la vez, es una extraordinaria oportunidad de sobrevivir vuelos largos y descansar. Nosotros planificamos hacer un long-layover en Bogotá, de camino a nuestro destino final Chile. Pero la aerolínea en la que viajamos, Avianca, sobrevendió el vuelo y lo convirtió en un stopover. Nos pagaron hospedaje, transportación y las comidas. De esta manera lo que iba a ser unas horas para disfrutar en Bogotá del Día de la Independencia de Colombia, se convirtió en un día y una noche.

Los días 20 de julio, el país se paraliza y los colombianos salen a festejar. En este día festivo es común ver familias y amigos disfrutando de la conmemoración de un evento histórico. Alrededor de todo Colombia, cada región tiene su celebración. En Bogotá pudimos ser testigos de un desfile de cada área de los profesionales de ley y el orden que además compartían con las personas. Durante el desfile también hubo demostración de cada área policial hasta por los aires por parte de la fuerza aérea colombiana.

Ese día disfrutamos de la celebración de los colombianos y nos contagiamos con la alegría y orgullo que proyectan en este día patriótico para Colombia. Ese 20 de julio conocimos mucho de Colombia y sirvió para darnos cuenta por qué ha emergido y cambiado la percepción a un lugar digno de visitar como destino turístico.

Este stopover fue toda una experiencia cultural. Aprovechamos y también fuimos al Cerro Monserrate, uno de los mejores lugares para tener una vista panorámica de Bogotá. Puedes subir al cerro que, queda a 3,152 metros de altura, a través de un funicular o a pie, en donde además de la vista, está un restaurante y la Basílica del Señor de Monserrate. Ir al cerro es una parada obligada en Bogotá.

Para nosotros esta parada en la capital colombiana, fue la oportunidad perfecta para desear volver a conocer aún más esta bella tierra en donde se come rico y hay muchos lugares por explorar. ¿Has ido a Bogotá? ¿Has hecho algún stopover? Cuéntanos.

Accede a www.latitudperfecta.com para más reseñas de lugares y países, consejos e información valiosa sobre viajes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo