El costo negativo de ser impuntual

Por Marta Michelle Colón
El costo negativo de ser impuntual

¿Cuándo llegar tarde a reuniones, comenzar eventos pasada la hora indicada, o simplemente ser impuntual se puso de moda? Más importante aún, ¿quién dijo que es totalmente aceptable?

Cada vez más, observamos esta conducta sin entender o estar consciente del efecto negativo y las consecuencias individuales y colectivas que tiene. Las personas que son impuntuales crean mala impresión y reputación – pues proyectan falta de organización, carencia de respeto al tiempo de otros y pobre meticulosidad.

Hace unos días, solicité un servicio en mi hogar y en dos ocasiones la persona me llamó para indicar llegaría tarde. Le expliqué que solo podría esperar unos minutos, pues ya tenía un compromiso previo. La persona simpatiquísima, me pidió que no me afanara, que yo llegara tarde a mi próximo compromiso con mi mejor sonrisa. ¿Qué?

¿Y aquellos que con mucha gracia me cuentan que llegarán tarde hasta su funeral? Ser reconocido como impuntual es negativo y tiene un costo personal y profesional. La impuntualidad tiene un impacto en cadena. Una vez llego tarde, afecto mi agenda y la de los demás, por lo cual todo el día estamos y hacemos a otros, luchar contra del reloj. Técnicas para promover la puntualidad:

1. Asegúrate llegar siempre de 15 a 30 minutos antes del compromiso. Los demás comenzarán a contagiarse con tu buena conducta.

2. Si tu reunión es de una hora, y la persona llega tarde – solo brinda el tiempo restante del tiempo separado. Harán hábito de más nunca llegar tarde.

3. No afectes tu agenda por aquellos impuntuales. Si tu primer compromiso está tarde, asegura ajustarte, para continuar tu día como planificado.

4. Organízate el día antes – ten a la mano todo lo que requieres para el próximo día.

5. Separa tiempo entre compromisos para llamadas, emergencias, tráfico, falta de estacionamiento – son eventos que en promedio nos toman un 20 % del día.

Recuerda que el tiempo es el capital humano más importante que tenemos —vale mucho y está en peligro de extinción. La clave es organizarse y recordar el efecto que tiene en nuestra reputación.

Loading...
Revisa el siguiente artículo