Agricultores usan drones para evaluar las cosechas

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

En años recientes, la milenaria industria agrícola ha integrado la tecnología para maximizar sus recursos, al punto de que lo que se conocía como el futuro de las máquinas autónomas ya es una realidad. Un ejemplo de ello es la inclusión de los  drones para monitorear sus cosechas y evitar que plagas arruinen parte de sus siembras.

La ingeniera Elaine Daly, especialista en la agricultura de precisión,  detalló a Metro  que en Estados Unidos hay miles de naves no tripuladas que se usan en la agricultura, ya que agiliza el proceso de identificar la situación del terreno y las plantas. Además, permite llegar en minutos a zonas de terrenos donde los vehículos no pueden  pasar.

“Hay muchas aplicaciones diferentes sobre los naves no tripuladas en la agricultura, incluyendo la exploración de la salud de los cultivos para poder identificar si hay alguna infestación y también se pueden utilizar para evaluar la población de plantas para poder establecer si tienes la cantidad correcta para la cantidad de terrenos”,  detalló la ingeniera.

Esto se puede lograr porque los aviones no tripulados pueden ser equipados con una serie de sensores que incluyen imágenes térmicas, estereoscópicas y NDVI multiespectral (Diferencia Normalizada del Índice de Vegetación) para crear imágenes detalladas de los cultivos de exploración para detectar plagas, malas hierbas, las deficiencias de minerales y otros problemas potenciales.

Ante esto, Daly expone que las naves no tripuladas son una excelente herramienta de trabajo para evitar un daño severo a los cultivos y maximizar los recursos de la operación.
Del mismo modo, descartó que las tecnologías sustituyan el recurso humano, ya que siempre necesitarán quien controle las máquinas.

De hecho, la empresa de consultoría IDTechEx estima que el mercado de los robots y los drones para la agricultura mueve ya $3,000 millones anuales. Se triplicará a $10,000 millones en 2022.  El estudio expone con detalle el desarrollo que va a seguir la robótica en los distintos sectores de la agricultura, desde el diseño de la maquinaria hasta el impacto en el negocio agroquímico.

Según establece el informe de la consultora, el desarrollo de estas tecnologías pronto entrará en sus años de auge ante la eliminación de muchas barreras regulatorias. Esto provocará una transformación en los métodos para adquirir datos. La agricultura será un importante mercado para aviones no tripulados, alcanzando $485 millones en el año 2026.

Loading...
Revisa el siguiente artículo