Cada vez más puertorriqueños ven oportunidad en industrias creativas

En datos. Esta industria representa un volumen de ventas anual de $10 mil millones, según el último censo que se realizó en 2012

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

El desarrollo de las industrias creativas en Puerto Rico ha reflejado un crecimiento en los últimos años que expertos consultados por Metro adjudican a la capacidad de autogestión y a la coyuntura histórica en la que se encuentra el país.

Según un informe publicado ayer por el Instituto de Estadísticas sobre este tipo de negocios para 2014, Puerto Rico contaba con 742 establecimientos de industrias que agrupan el diseño, el arte, los medios de comunicación y los servicios creativos, según la Ley 173-2014 (Ley para Fomentar las Industrias Creativas) en contraste con 638 que había en 2001.

Pero, si se usa la definición más amplia (que incluye patrimonio) del sector, estas cifras ascienden a 2,244 establecimientos para el 2001 y a 2,281 establecimientos para el 2014.
En el 2014, hay 6.4 establecimientos creativos por cada 10,000 habitantes, y las industrias creativas representan el 4.9 % del total de los establecimientos privados.

El profesor y empresario Javier de Jesús Martínez destacó que el despunte de las industrias creativas se da porque no hay una dependencia de actores secundarios para comenzar a emprender la idea.  
“Yo creo que uno de los principales factores es el elemento de autogestión que está detrás de la industria creativa. La industria creativa es un sector donde el individuo, el creativo, es el motor o el catalítico de esta actividad económica y radica en él su capacidad principal, su materia prima. Así que ese sector tiene en sus manos y en su  talento el elemento de productividad principal, es decir, no depende de una fábrica que tenga que montar en un inicio”, indicó el académico.

Pero De Jesús Martínez precisó que “en su futuro un diseñador, un creativo, va a requerir  de todo un andamiaje de mayor envergadura para poder lograr, digamos, la masificación de sus productos, la exportación de sus productos, pero el elemento principal. Estamos hablando del talento, el intelecto y la creatividad del individuo. Y eso es un elemento fascinante que gobierna las áreas de las industrias creativas”.

Sobre cuál es el sector que, a su juicio, mayor auge está registrando, el director de Neeuko, el centro de innovación colaborativa de la Universidad del Sagrado Corazón, detalló que “el tema del diseño de la industria de la aguja, el tema de diseño de textiles, todo lo que tiene que ver con ese mundo está teniendo una productividad extraordinaria en diversos niveles. Segundo, el tema de la música en Puerto Rico es un área que siempre ha tenido un crecimiento y que lo sostiene y lo está sosteniendo. Creo que el tema de medios y tecnología también está teniendo un crecimiento”.

Ahora bien, este fue más allá al decir que el diseño de mobiliarios está teniendo un crecimiento que está listo para comenzar a llevar los pasos de exportación. Además, no descarta que otros tipos de industrias creativas puedan trascender con sus productos más allá del 100×35.  

“La próxima fase de agenda importante es alcanzar la estructura de financiamiento, poder trabajar en el acceso a financiamiento, ya que, perfeccionando sus líneas, ha identificado sus cadenas de valor y en este momento dado está faltando llevar el capital a ese sector para que pueda lograr esa exportación”, precisó el experto, al tiempo que dijo que la industria creativa debe apostar a la internacionalización de sus productos a través de los boricuas en la diáspora y América Latina, donde la música y el arte puertorriqueño es conocido.
 
Por su parte, el empresario y emprendedor puertorriqueño Carlos Cobián coincide en que las industrias creativas se han convertido en una gran oportunidad  de negocios. “El puertorriqueño siempre se ha destacado en la música, en las artes. Por eso es que se está dando. Así que es un fenómeno interesante y es una vía de desarrollo económico para Puerto Rico”, expuso Cobián.

Al mismo tiempo, adjudicó a la crisis económica este despunte. “Hay una coyuntura bien importante histórica. En todos los países que sufren crisis económicas es donde más crecen los emprendimientos, pues es ahí donde florece la creatividad. Porque, cuando la gente se queda sin empleo, se ve obligada a buscarse el peso y la manera de vivir, y, si a eso se le suma que tienes una cultura sumamente creativa, por eso crecen los emprendimientos”, subrayó.

Para Cobián, la fórmula para tener un negocio exitoso es saber identificar un problema, tener la solución y conseguir un público que esté dispuesto a pagar por esa solución.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo