Piden reconocer nuevos desafíos de las viviendas

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

En Puerto Rico existen 1.6 millones de viviendas certificadas por el Censo de Estados Unidos en 2014, de las que 320 mil están vacías. Esto representa una tasa de desocupación de 20 % en términos de las propiedades habitables en el país.

Este excedente de espacios para vivir ha llevado a que en los pasados 10 años las casas en la isla hayan perdido hasta 40 % de su valor de construcción.

Por esta razón, el asesor en bienes raíces Alfredo Rivera Pizarro expresó que el sector inmobiliario local atraviesa por una transformación importante, en la que compradores reciben más beneficios para adquirir una vivienda, mientras que los que buscan vender su propiedad verán amplias pérdidas.

“Aunque mucha gente tiene temor o dudas respecto a lo que vaya a pasar con la economía de Puerto Rico debido a la Junta de Control Fiscal, las elecciones y demás, es el momento de comprar”, expresó el experto, quien indicó que actualmente el mercado reporta tasas hipotecarias que parten desde     2.50 %, según la calidad del crédito del comprador.

Este dato contrarresta con cifras documentadas 16 años atrás, cuando las tasas de interés para préstamos hipotecarios se ubicaban por encima de 7.50 %.

“Hay dos mezclas bien interesantes, tasas de interés bien bajas y precios bien bajos en las propiedades con devaluaciones de hasta 40 % en los precios de las casas en algunas comunidades”, sostuvo Rivera Pizarro.

Quien venda pierde
En contraste, el experto alertó que el mercado sigue estando árido para quienes deseen vender, pues deben estar conscientes de que posiblemente recibirán mucho menos de lo que originalmente invirtieron en sus casas

“En términos estadísticos, en los últimos 10 años, el valor de las casas ha bajado entre un 30 y un 40 %. En muchas comunidades ha sido hasta 50 %. Pero, de la crisis, para ciertas familias y empresas, salen oportunidades. En su momento tocaremos fondo en materia inmobiliaria y ahí se empezará a recuperar”, comentó.

Aceptó, no obstante, que muchas familias tienen que optar por vender su casa aunque pierdan, pues en ocasiones se trata de gente que necesita irse del país.

“El sector inmobiliario va atado a la migración y al desempleo”, acotó el asesor en referencia a la pérdida de población que enfrenta Puerto Rico y que llevó a que en 2014 se fueran 64 mil personas.  

Construcción responsable
Debido a este escenario, Rivera Pizarro urgió sobre la necesidad de que los sectores de construcción —a quienes la crisis ha atacado con un amplio freno en la inversión de proyectos— a reconocer las tendencias de compradores locales para levantar la industria. Entre enero y junio de este año, las ventas de cemento vieron una caída porcentual de 19 %, según datos del índice de actividad económica.

Por eso el experto mencionó que “lo ideal es que se construyan unidades de vivienda pequeñas para la población joven y también que se adapten para la población adulta de 55 años o más, que ahora representa el 28 % de la población de Puerto Rico”. 

“Siempre he recomendado que entre el Gobierno y el sector privado se unan para crear un conglomerado de bienes raíces para ver cómo volvemos a repoblar wa Puerto Rico”, puntualizó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo