Amplios retos para empresarios LGBTT

Negocios. Para la directora de la fundación Nuestra Familia LGBTT, el discrimen es el factor que limita a los comerciantes de esta comunidad a expandir sus empresas

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

El discrimen es el factor principal que limita a personas que pertenecen a la comunidad LGBTT que buscan abrir o ampliar un negocio en Puerto Rico. Así lo reveló ayer Aracelys Amador, directora ejecutiva de la fundación Nuestra Familia LGBTT, durante la firma de una alianza con la Administración Federal de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés).

Aunque aclaró que en Puerto Rico no existe una estadística de negocios capitaneados por personas LGBTT, Amador sostuvo que existe “marginalización” por parte de las autoridades que emiten permisos de operación y por clientes que no apoyan estos establecimientos.

“Hay mucha marginalización y estereotipos. Se creen que porque tal persona es gay solo será estilista. Pero hay psicólogos, abogados, de todo. Hay que crear conciencia, porque nos discriminan y nos marginan. Estamos en lucha por la igualdad”, expresó.

Por esta razón, sostuvo que la alianza con la SBA abre las puertas a que más personas se interesen en abrir un negocio al contar con una agencia que les ayude con los procesos.

“Lo que estamos buscando es establcer un vínculo en el que tengamos una comunicación continua en relación a poder asistir a los miembros de la comunidad LGBTT para ofrecerles las herramientas y los servicios que ofrece SBA. No solo a cómo abrir un negocio por primera vez, pero también cómo expandir un negocio existente”, mencionó, por su parte, Yvette Collazo, directora de distrito de SBA.

Collazo explicó que la entiendad busca poner a disposición de estas personas diversas herramientas y adiestramientos para impulsar sus empresas. En primer lugar, destacó la posibilidad de tener acceso a adiestramiento empresarial. Asimismo, se ofrecerán mecanismos para acceder a capital a través de instituciones financieras que están certificadas con el SBA, como bancos, cooperativas, compañías de desarrollo certificadas y aquellas instituciones que ofrecen micropréstamos a las empresas.

Aunque la opción estará reservada para negocios con dos años o más de vigencia, también se ofrecerán oportunidades para contratación federal. También se mostrarán las ayudas financieras con las que cuenta SBA para daños durante desastres naturales.

“La comunidad LGBTT representa una nueva frontera en términos de su necesidad de igualdad económica, garantizando al mismo tiempo la diversidad y la inclusión en nuestra sociedad. Esta población no ha sido suficientemente representada en nuestra economía y ha sido subestimada”, destacó Collazo.

Como parte de la alianza, 30 personas de las comunidad LGBTT del país recibieron ayer adiestramientos empresariales.

En Estados Unidos, por ejemplo, 1.4 millones de pequeñas empresas se autodenominan como compañías pertenecientes a miembros de la comunidad LGBTT.

Loading...
Revisa el siguiente artículo