Preocupa impago a semanas de que llegue la junta de control fiscal

Sin transparencia. Según analista, el atraso en la comunicación del incumplimiento jugará en contra del Gobierno ante los miembros de la Junta de Control Fiscal

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

Habían pasado 17 horas del vencimiento de un pago de $386 millones del servicio de la deuda pública, cuando ayer el Gobierno de Puerto Rico confirmó que incumplió con algunos de los desembolsos que formaban parte de este compromiso.

La información fue presentada por la secretaria de la Gobernación, Grace Santana, quien explicó que dentro del pago se encontraban algunos compromisos que contaban con fondos reservados previamente en poder de fiduciarios para su pago. Este fue el caso de las deudas por $256 millones del pago principal e intereses de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA), $13.9 millones del vencimiento mensual de intereses del Sistema de Retiro, $600,000 en intereses de la Autoridad de Carreteras y Transportación. En esos casos, la responsabilidad de los pagos correspondía a los fiduciarios. Metro supo que estos pagos sí fueron desembolsados.  

Por el contrario, Santana explicó que aquellos pagos que no contaban con este tipo de reservas se apegaron “a las disposiciones establecidas por las órdenes ejecutivas que cobijan esas agencias y que establecen que se preservará el dinero que hubiese estado destinado a esos pagos para dar prioridad a la provisión de servicios esenciales como salud, seguridad y educación”.

Ese fue el caso del pago de $28 millones en interese del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), $2.5 millones en intereses de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, $1.3 millones en intereses de los bonos de Obligación General (GO, por sus siglas en inglés), y 700,000 en intereses de la  Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura.

Respecto al impago del BGF, que desde abril se encuentra bajo estado de emergencia, Santana explicó que se trató de cuidar la liquidez diaria del banco para no afectar los servicios esenciales.

“El BGF tiene peticiones de desembolsos de altísima prioridad que inciden directamente en  la prestación de servicios esenciales a la ciudadanía pero la liquidez del banco continúa siendo precaria y el manejo de los fondos de la institución se estudia día a día por lo que continuamos sopesando estas y otras razones para determinar si se pagan esos intereses”, sostuvo la funcionaria.

Aunque reconoció que “la práctica ideal para este Gobierno sería cumplir con sus acreedores”, reiteró que el sector gubernamental enfrenta “una situación delicada que obstaculiza esa intención”.

No obstante, a aclaró que la política pública del gobernador, Alejandro García Padilla, “continuará siendo garantizar el bienestar de los ciudadanos”.

Para el analista político Carlos Díaz Olivo, el atraso que tuvo la comunicación sobre el impago es un arma de preocupación tomando en cuenta que a menos de un mes se nombrarán a los miembros de la Junta de Control Fiscal federal que se impondrá en la isla.

“Si tú quería que la junta tuviera deferencia y respeto, haces cosas con seriedad. Pero este tipo de cosas que demuestran falta de seriedad o de diligencia, porque no se sabe si los intereses se pagaron, demuestra que aquí no hay suficiente rigor ni disciplina. [Esto] viabiliza que los que vengan, vengan con una agenda completa de ellos y justificados en no tomarnos en consideración”, explicó el también profesor de Derecho en la Universidad de Puerto Rico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo