Alberto Bacó: "A los que endeudaron el BGF que trabajen con su conciencia"

Metro conversó con el funcionario sobre su visión a trabajar con la institución durante cinco meses antes de que llegue una nueva administración al Gobierno y sobre las críticas que ha desatado su designación.

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

Desde hoy, el secretario de Desarrollo Económico, Alberto Bacó, también lleva las riendas de manera interina del Banco Gubernamental de Fomento (BGF). Hoy, precisamente, el banco deberá pagar $28 millones en intereses a sus acreedores. Metro conversó con el funcionario sobre su visión a trabajar con la institución durante cinco meses, antes de que llegue una nueva administración al Gobierno y sobre las críticas que ha desatado su designación.

¿Qué se puede hacer en cinco meses de presidencia interina en el BGF?

¿Qué pasaría en Puerto Rico si no se sigue proactivamente un proceso de reenfocar al BGF? Entiendo que se puede hacer mucho en un momento en el que entrará agresivamente la Junta de Control Fiscal. Entiendo que es necesario que Puerto Rico tenga instituciones que puedan hablar el mismo lenguaje de la junta. Puedan ganarse la credibilidad, ayudar a establecer planes futuros… Otra razón es que entiendo que cualquiera que asuma la gobernación, si fuera ellos, quisiera que se hubiera adelantado en tener instituciones fuerte para los procesos. El mundo va a seguir moviéndose.

¿Por qué aceptó el puesto a sabiendas del colapso que hay en el banco?

Las personas que han manejado el banco lo han hecho en distintos momentos históricos, con distintas problemáticas. Ahora, la institución por legislación se limitó del movimiento en el área de gerencia fiscal para concentrarse más en reestructurarse y crear una nueva visión para que vuelva a ser un banco de fomentar actividad económica. Eso va a ser necesario bajo cualquier Gobierno. No podemos arriesgar a los acreedores y los depositantes del BGF (…) Si se liquida en estos momentos, la pérdida de valor en una liquidación es inmensa.

Habla de la importancia de los acreedores. Precisamente hoy se vence un pago de $28 millones en intereses. ¿Qué pasará con ese pago? ¿Está listo para comenzar la dirección con un impago?

Vine a bregar con las realidades. Esa es una de las cosas que todavía no creo que el sectores de negocio de Puerto Rico no ha digerido. Ahora mismo hay una interacción diferente entre el gobernador, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agente fiscal y el BGF. El BGF toma su decisión en cuánto a liquidez tienen, pero el gobernador [Alejando García Padilla] está viendo el panorama más amplio. Yo trabajaré y apoyaré la decisión… Pero la situación es bien crítica.

¿Qué rol tendrá en las negociaciones con los acreedores del banco?

Yo le estoy pidiendo al gobernador que me dé una oportunidad de hacer una composición del lugar. Articular una visión de cuál debe ser el rol del BGF y discutirla la semana próxima. Me inclino, porque el banco de fomento tienen una razón importantísima en el nuevo engranaje que en la interrelación con la junta fiscal, para servir del vehículo para canalizar capital (…) Que renazca como un ente más al servicio del sector privado.

¿Cree que la búsqueda de credibilidad es la principal diferenciación entre usted y la presidencia de Melba Acosta?
La diferencia es que llegamos en momentos diferentes. Melba Acosta, tuvo que manejar el periodo más complicado del BGF, donde el banco recibió muchos ataques. Ella le dio frente y logró llevarlo a un momento que se hace posible que yo haga estos planteamientos. Hace tres meses no se había desligado la agencia fiscal, no se había negociado con la legislatura, no se había reducido la deuda en 40 %.  

Funcionarios, como el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, han indicado que su designación se debió a que el gobernador no tenía a más nadie. ¿Asumió el cargo debido a su amistad con García Padilla?

Yo acepto [la presidencia] porque es un reto que y puedo traer unos elementos diferentes. Cuando tenía 29 años fui vicepresidente ejecutivo a cargo de financiamiento. He tenido un proceso de madurar viendo como esta institución la fueron debilitando. Vengo con una visión de que el problema es que se inclinó por políticos como los que se atreven a decir eso. La debilitaron cogiendo, deuda, deuda y deuda. Le han echado culpa a la institución y tremendos funcionarios públicos, por algo que la institución no ha tenido culpa; es cómo la manejaron. Mientras esos políticos que son la causa de endeudar sin crear desarrollo económico, este es mi comentario: que ellos trabajen con su conciencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo