Tejen desarrollo textil en Puerto Rico

Las Piedras. Un grupo de emprendedores buscan rescatar el cultivo de algodón y achiote para confeccionar ropa artesanal

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

En Puerto Rico, el cultivo de algodón se delega a proyectos experimentales y la germinación silvestre. Sin embargo, un grupo de emprendedores buscan darle un nuevo impulso a esta fibra natural por medio de un proyecto de desarrollo textil para la producción de ropa artesanal “hecha en Puerto Rico”.

Se trata del proyecto cultural y empresarial Sololá, que busca desplegar nuevas generaciones de artesanos boricuas con pericia en la confección de telas y canastas. Para esto se identificó un solar de cerca de dos cuerdas en el barrio Boquerón, en Las Piedras, en las que, además de cultivar algodón y achiote para la pigmentación de las telas, se ofrecerán talleres con expertos en estos oficios.

Leila Mattina, artista y directora del proyecto, explica que la idea surgió de la necesidad de “entretejer a la comunidad con sus tradiciones y abrirle nuevos mercados”.

“Reconocemos los valores únicos del arte textil y queremos ampliar las oportunidades de crecimiento e importancia del medio en la isla”, detalla Mattina, quien recientemente completó un curso en tejidos en una comunidad indígena en Guatemala.

La iniciativa visualiza, además, ser un motor para que en la isla se usen más tierras para cultivar algodón.

“En Puerto Rico, el algodón casi no se crece y son cosas que se dan bien. Tenemos aproximadamente dos cuerdas, pero la idea es que, a lo largo de los años, crezcamos y adquiramos un terreno más grande. De hecho, tenemos velados dos terrenos aquí al lado que queremos averiguar si los podemos alquilar o comprar”, dice, por su parte, Félix de Portu, socio- fundador de eltaller.de, entidad aliada a Sololá.

Aunque todavía no tienen una fecha determinada para el inicio de los talleres, De Portu destaca que estos se ofrecerán para toda la comunidad, pero, en especial, para artesanos o personas que hayan trabajado con este tipo de cosas.

“Buscamos crear vínculos con artesanos, entretejer comunidades y desarrollar nuevos mercados basados en la ética ambiental”, dice.

Gracias a esos objetivos, Sololá fue reconocida como finalista del premio ArtPlace America’s National Creative Placemaking Fund, que otorga financiamiento a organizaciones en Estados Unidos y sus territorios que trabajen por el desarrollo comunitario por medio de la agricultura y las artes. Los talleres tendrán un donativo sugerido de $10.

Loading...
Revisa el siguiente artículo