Millonario el impacto del Allure of the Seas en P. R.

Estimados. La llegada del segundo crucero más grande del mundo impulsa la actividad económica de la isla

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

var VideoTV=”Vp31ucKu/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/estilo-de-vida/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/80″;

Proyectando una inyección económica que podría llegar a los $3 millones, ayer atracó en puertos de San Juan el crucero Allure of the Seas, el segundo navío más grande del mundo.

La cifra la ofreció la directora ejecutiva de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), Ingrid I. Rivera Rocafort, quien indicó que la entrada de estos megacruceros impactan positivamente el desarrollo económico del país.

“La llegada de este crucero tiene un impacto económico de aproximadamente $2,877,911 a la economía del país”, dijo Rivera Rocafort.

El megacrucero, que mide 361 metros de largo y tiene una ocupación de 5,492 pasajeros (ocupación doble) y una tripulación de 2,384, cuenta con siete viajes coordinados a la isla en esta primera temporada, destacó la titular de Turismo.

La embarcación inaugurada en el 2010 y que fue remodelada en el 2015 cuenta con nuevos atractivos para los amantes de los cruceros de la línea de Royal Caribbean de la clase Oasis.

Como dato curioso, “el concepto de este barco se divide en vencindarios. Cada vecindario se divide en entretenimiento para niños, adultos, gastronomía, piscinas, deportes y spa”, explicó Doris Martínez, directora de ventas y mercadeo de A&A Tours.

Una de las nuevas atracciones para los huéspedes es el restaurante de especialidad asiática Izumi, con un menú a la carta.

Otros de los restaurantes de especialidad para el deleite de los comensales son el 150 Central Park, Chops Grille, el Giovanni’s Table, Vintages y otros de ambiente familiar, como el mexicano Sabor Taquería, Coastal Kitchen y el Johnny Rockets.

Para que tenga una idea de lo grande que es, la embarcación cuenta con un carrusel de caballos de madera de tamaño real, situado en uno de los espacios favoritos de los pasajeros, el Boardwalk, en donde también la familia puede disfrutar de una tirolesa (zipline) y fascinantes espectáculos en vivo, incluso con vista desde algunas de las cabinas.

Otro de los encantos del Boardwalk es el Aquatheater, con un piscina de 17 pies de profundidad en donde se ofrecen espectáculos de clavados, pero eso no es todo. Este escenario se transforma para ofrecer otros shows, como, por ejemplo, de personajes animados para niños y shows de agua y luces.

Aunque la embarcación cuenta con todos estos atractivos, el representante popular Ángel Matos dijo a Metro que, cada vez que un crucero llega a San Juan, sus pasajeros y tripulantes también disfrutan de los encantos de la isla, acción que repercute en beneficios económicos para el país.

En ese sentido, Matos sostiene que el turista promedio de crucero gasta entre $150 y $200 en los restaurantes del país y al menos unos $50 en el uso de
taxis.

No obstante, manifiesta que, como el Allure of the Seas es un crucero de lujo, la inversión de sus pasajeros a la economía local debe fluctuar entre $500 y $600, lo que podría elevar a casi $5 millones su aportación.

El barco está compuesto por 2,752 cabinas —unas 1,972 con balcón, 254 exterior
y 526 interior, entre otras— con servicios de lujo y espacios únicos para pasajeros que
gustan de ambientes exclusivos.  

Además de los salones con actividades y amenidades pensadas para niños menores de 11 años, el Allure cuenta con dos flowriders, dos paredes para escalar, cuatro piscinas, seis jacuzzis, pista de patinaje sobre hielo, canchas deportivas, mini golfito, spa, gimanasio, tiendas de diseñadores, teatros y salones para conferencias y eventos corporativos.

Los adultos también cuentan con espacios separados para disfrutar de actividades diurnas y nocturnas alejados del bullicio, como un casino, discotecas y los diversos lounge con música en vivo, tales como el Champagne bar, el Solarium bar y el Diamond club, entre otros.

“Aquí hay entretenimiento para los latinos, para los amantes de la música country y para los amantes de karaoke, etcétera. Tenemos para todos los gustos”, enfatizó Martínez.

Los pasajeros pueden reservar de antemano las actividades que desean realizar con su agente de viajes, así como los horarios de cena. Se destaca que trambién ofrecen otro horario flexible para cenas.

El Allure of the Seas presenta itinerarios de viaje de siete días por el Caribe y zarpa desde Fort Lauderdale. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo