Empleados 3.0: “No a horarios y a oficinas”

Tendencias. La nueva generación obrera se distingue por preferir el uso de plataformas digitales para reuniones y lugares remotos para cumplir sus tareas

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

En la actualidad, las empresas contratan profesionales con altas capacidades en el manejo de las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), en las que la nube, los correos electrónicos y las redes sociales cada vez tienen más presencia. Al mismo tiempo tenemos una generación en crecimiento —los llamados millennials— que priorizan trabajos que no les exijan horarios específicos, que puedan hacer en cualquier parte y que no los aten a un escritorio. Si sumamos ambas variables, el resultado nos lleva a conocer a nueva ola de obreros llamada empleados 3.0.

De acuerdo con el experto en Recursos Humanos, René Rivera, este nueva tendencia de trabajadores se refiere a profesionales que no solo manejan a la perfección las TIC, sino que además le sacan partido al máximo a todas las herramientas que encuentra en la Internet.

De hecho, no es sorpresa que las empresas se estén moviendo más a la flexibilización de sus culturas de trabajo, puesto que el número de empleados 3.0 en el mundo sigue en aumento.  En concreto, según datos de la Asociación Americana de Freelance, en el mundo exiten sobre 53 millones de empelados 3.0.

Aún más, una investigación reciente de Global Business Survey arrojó que para el 2017 se estima que un 54 % de la fuerza de trabajo mundial será online.Ante estos datos, Rivera sostiene que la contratación de estos profesionales ofrece múltiples ventajas para las empresas, ya que, aunque no estén físicamente en la oficina, “siempre estarán disponibles vía online, además de estar fuertemente orientados a los objetivos planteados, ya que ambicionan crecer profesionalmente”.

“Es un trabajador con desarrolladas competencias de adaptabilidad al cambio, para lo que necesita comunicación más directa, con menor burocracia en la toma de decisiones. Se pregunta siempre el por qué y el para qué, es competente, eficiente y tiene alta motivación al logro”, señala Rivera.

Asimismo, el experto subraya otras ventajas, como ahorros significativos en los costos de operación para la compañía y la disponibilidad de contar con recursos humanos que no se resisten a los cambios y tendencias en el ámbito laboral.

“Se puede sustituir o readistrar a personas que cumplen funciones muy delimitadas por empleados 3.0, ya que estos últimos se caracterizan por tener gran versatilidad y adaptabilidad a los cambios. [Además] al tener empleados trabajando desde su hogar, la empresa ahorrará electricidad e, incluso, quizás en la renta de espacios físicos”, sostiene Rivera.

En contraste, Eugenia Lescá, gerente de People & Change, levantó bandera respecto a estos nuevos trabajadores, pues entiende se deben hacer balances para que no se pierdan otros mecanismos de trabajo que han demostrado ser eficientes para el cumplimiento de metas y objetivos dentro de una corporación.

“Las organizaciones no deberán descuidar la importancia de la sociabilización, la comunicación y la interacción, características humanas por naturaleza y fundamentales para el desarrollo personal y profesional”, asegura Lescá.

No obstante, Rivera refuta el argumento al explicar que “el empleado 3.0 tiene claro los conceptos de responsabilidad social empresarial y responsabilidad social corporativa, lo que le ayuda a tener una participación creativa e innovadora en los procesos organizacionales”.

“Es un trabajador que actúa con objetivos claros, lo que le exige y permite un autocontrol de sus tiempos. Así como puede ejecutar su labor en ejercicio de la flexibilidad horaria, siempre estará disponible en la red”, describe.

A pesar de este auge mundial, en Puerto Rico la tendencia parece ir en reversa si se toma en cuenta un estudio reciente de Universia, que reveló que en un 51 % de los nuevos trabajadores prefiere un trabajo tradicional.  Claro, el escollo es que estos trabajos digitales se asocian más con el trabajo freelance.

Entonces, a juicio del profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, Jaime Sanabria, el detalle es que en Puerto Rico se prepara a los universitarios para pertenecer a una empresa.

El caso de la isla es contrario a países como Reino Unido y Francia, donde los empleados 3.0 van aumentando a razón de 95 % y 30 % respectivamente.

Para Diego Forte, director de Human Capital Management de Oracle para América Latina,  la resistencia también podría responder a que hasta hace muy poco el trabajo conectado o remoto se relegaba a puestos altos dentro de una compañía. Empero, sostiene que en la actualidad las compañías se están viendo sorprendidas e inundadas por las demandas de los empleados que exigen trabajo fuera de horarios y oficinas.

“La experiencia es muy social y, sobre todo, móvil. [La gente] busca empresas con políticas abiertas, de uso de redes sociales e incluso lo preguntan en las entrevistas antes de ingresar”, apunta el ejecutivo de Oracle, empresa que mañana, martes y el miércoles celebrará su convención global en Sao Paulo, Brasil en la que se evaluarán estas tendencias digitales  y profesionales puestas en función de las empresas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo