Otorgarán protecciones legales a empleadas domésticas en P. R.

La Cámara de Representantes aprobó hoy una medida que crearía la Carta de Derechos de Empleados y Empleadas Domésticos con la que se protegerían a cerca de 3,320 empleados de limpieza en la isla.

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

Según estadísticas del Departamento del Trabajo de Recursos Humanos (DTRH), en Puerto Rico existen más de 3,320 personas que se dedican al servicio doméstico. A estas se suman los trabajadores de este segmento que lo hacen desde la informalidad. Por esta razón, la Cámara de Representantes aprobó hoy a vivía voz una medida que crearía la Carta de Derechos de Empleados y Empleadas Domésticos, con la que se espera proteger y fiscalizar a estos trabajadores en la isla.

De acuerdo con la representante Lourdes Ramos, del Partido Nuevo Progresista (PNP) y coautora de la medida junto a las representantes Yashira Lebrón y María Charbonier, con la pieza se busca que estos empleados —mayormente mujeres— tengan protección al momento de ser contratadas para servicios domésticos en los que no se les podrá exigir horas extras sin paga.

“El patrono debe constatar los pagos que se les dan a estas empleadas. Además, ambos deben tener copias del contrato, pues, debido a que la mayoría de las personas que se dedican a esto son mujeres, y de estas muchas son inmigrantes, los patronos se aprovechan y le exigen trabajo extra sin paga”, explicó Ramos durante sesión legislativa que se lleva a cabo hoy en la Cámara de Representantes.

De hecho, durante su alocución, Ramos indicó que en el mundo aproximadamente 67.1 millones de personas se dedican al trabajo de limpieza doméstica, de los que 11.5 % son inmigrantes.

“Estos empleados son los más abusados. Hacemos justica a un sector que ha sido marginado y las mujeres para que se le pague por igual”, indicó Ramos, quien detalló que en ocasiones estas personas permiten abusos por miedo a ser delatados por sus condiciones migratorias en la isla o porque deben proteger su único ingreso.

Entre las disposiciones del proyecto, se establece que estos empleados no podrán trabajar una jornada diaria mayor de ocho horas ni una jornada semanal mayor de cuarenta horas.  En el caso de un empleado o empleada en el servicio doméstico que resida en el hogar de su patrono, no se le requerirá que trabaje una jornada semanal mayor de cuarenta y cuatro horas.   

Asimismo, se penalizará a los contratantes por acercamiento sexual no deseado, requerimientos de favores sexuales y cualquier otra conducta verbal o física de naturaleza sexual.
“Todo empleado o empleada que sufra un agravio conforme las disposiciones la propuesta ley, podrá presentar una reclamación ante el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, dentro del término de un año a partir del agravio o desde que se advino en conocimiento de que se sufrió tal agravio”, lee la medida.
Asimismo, se establece que todo patrono que viole estos derechos, será responsable por una suma igual al doble del importe de los daños ocasionados al empleado o empleada.  De igual manera,  se le impondrá una multa no mayor de $1,000.  En caso de reincidencia, se impondrá una multa que no mayor de $5,000.
Por su parte, el representante por el Partido Popular Democrático (PPD),  Jesús Santa, avaló la medida de la minoría al entender que “protege a un sector que ha estado desprotegido y que está compuesto por minorías”.

La medida pasa ahora a la consideración del Senado de Puerto Rico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo