Boricuas destinan menos dinero para comprar alimentos

Según el nuevo estudio Radiografía del Consumidor, los consumidores han disminuido un 4 % su presupuesto para compras

Por Víktor Rodríguez @viktor_rodz

La situación económica que atraviesa Puerto Rico ha llevado a que los consumidores boricuas sigan limitando su presupuesto mensual para la compra de alimentos, según lo evidencia el estudio Radiografía del Consumidor correspondiente al año 2016.

En concreto, los datos de este año muestran que los consumidores destinan $406 mensuales para sus compras en supermercados, lo que equivale a un baja de 4 % en su presupuesto en comparación con el 2015 cuando se destinaban $425. Este monto supone la cifra más baja en los pasados 10 años en lo que se ha realizado el estudio. Contrasta, además, con la cifra más alta registrada en 2011, cuando en promedio los boricuas gastaban $561 mensuales en el supermercado.

“El factor de que este sea el gasto más bajo en los pasados 10 años es un hallazgo preocupante”, dijo Manuel Reyes Alfonso, vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), organismo que comisionó el estudio. Y es que, para el ejecutivo, este dato es una muestra más de cómo la recesión económica que atraviesa en Puerto Rico sigue afectando la percepción de los consumidores, lo que redunda en retos para la industria.

Paradójicamente, el estudio halló que en la actualidad los compradores visitan con más frecuencias los comercios para comprar alimentos. En total, se estima que los puertorriqueños van cuatro veces mensuales al supermercado versus las dos veces que iban el pasado año. A juicio de Mario Rodríguez, presidente del Comité Radiografía del Consumidor, “estos datos evidencian que el consumidor está comprando lo necesario o  lo que puede y en menores cantidades”.

En efecto, al mirar los hallazgos del estudio —para el que se entrevistó a 1,350 personas— se encuentra que un 31 % de los compradores compra menos cosas, 26 % escoge productos en especial, 21 % compra marcas más económicas y 18 % saca ciertos artículos de su lista de compra. Para Rodríguez, a pesar del aumento en la frecuencia de visititas, la baja en las cantidades de artículos que se compran responde a que los compradores están planificando más antes de ir a un supermercado. En datos concretos, un 63 % de los entrevistados dijo que se alista previo a ir de compras, lo que contrasta con el 43 % que lo hacía en el 2007, cuando se hizo la radiografía por primera vez.

Sin embargo, al centrarse en las canasta básica, los datos no revelan amplios cambios. De hecho, del pasado año al presento los consumidores solo eliminaron los cereales de los primeros 10 artículos básicos que compra. Curiosamente, este año las carnes rojas volvieron a entrar a los primeros 10 productos que no faltan en la canasta, mientras que el queso se mantiene fuera de este tope desde el 2014.

“Otro dato relevante es que, a pesar del nivel de consciencia que experimenta el consumidor a la hora de comprar, el precio no deja de ser importante, pero la accesibilidad, es decir, cuán cercano queda el comercio del consumidor, se torna una prioridad para los encuestados, a la hora de seleccionar dónde realizar la compra, dejando el precio en un segundo plano”,  expresó Rodríguez.

En este sentido, el 49 % prioriza lo cercano de un supermercado y los especiales en los shoppers (32 %) por encima de los precios (19 %).

Loading...
Revisa el siguiente artículo