Sector privado tiene esperanza de que se enmiende JCF

Por Inter News Service

La Coalición del sector privado de la isla se mostró hoy esperanzada en que haya oportunidad de enmiendas a la propuesta de la junta de control fiscal federal que se analiza en el Congreso de EE.UU.

Desde hace más de diez meses, líderes de la coalición han estado visitando y reuniéndose con “staffers” y congresistas con el objetivo de promover iniciativas de desarrollo económico para Puerto Rico.  Esta vez, se unieron junto al sector público y otros para llevar un mensaje con una sola voz.  

El sector privado accedió ser parte de la delegación de Puerto Rico esta semana para cabildear ante los congresistas, dado que habían llegado a cuatro puntos de consenso con el sector público.  

Estos fueron que se incorporaran medidas de desarrollo económico, que hubiese una restructuración amplia de la deuda, que hubiese un detente o “stay” de los litigios en los tribunales y que los poderes de la junta fueran más de supervisión y asesoría técnica y no de control, “que usurparan los poderes de los miembros electos en la legislatura y ejecutivo de Puerto Rico”.

Así las cosas, los representantes de la coalición, Zulmarie Urrutia Vélez, presidenta del Colegio de Contadores Públicos Autorizados; Francisco García y Marilú Otero, vicepresidentes ejecutivos de la Asociación de Industriales; y miembros de la Asociación de Productos de Puerto Rico, se unieron a la delegación de Puerto Rico en Washington.

Según la coalición, los borradores de lo que sería la junta de control fiscal federal han causado frustración entre los miembros de la delegación, por entender que se dejaron puntos fuera del proyecto y que contienen disposiciones “venenosas”.

El sector privado fue enfático en promover los componentes de desarrollo económico en las reuniones, como dar a Puerto Rico el “earned income tax credit” o crédito contributivo por trabajo, la paridad en los fondos de Medicaid y eliminación del “cap”.

También busca incentivos contributivos en la manufactura para atraer la inversión de capital e incentivar también el capital puertorriqueño, y así reenergizar la economía; y promover activamente el comercio con Puerto Rico como un objetivo prioritario para todas las misiones comerciales estadounidenses en el extranjero.

A su vez, pretende incluir disposiciones que trabajen con la reducción del costo de energía en la Isla, transfiriendo responsabilidad del Departamento del Interior al Departamento de Energía para investigación, análisis y desarrollo de un “Plan de Acción Energético” para Puerto Rico.

“Fuimos muy puntuales en las reuniones sobre los políticas de crecimiento económico que se necesitan incorporar o adoptar para revigorizar la economía de Puerto Rico”, indicó Francisco García, de Industriales.  

Añadió que “es importante dejarle saber a los congresistas que cualquier medida que atienda solamente el problema fiscal y de la deuda de Puerto Rico, dejando a un lado el componente de desarrollo económico, sería un ejercicio futil, pues en par de años estaremos tocando sus puertas otra vez”.

Urrutia Vélez comentó que “ha sido un proceso largo y tenso no solo durante estos días, sino desde diciembre cuando la coalición comenzó sus visitas al Congreso y al Tesoro federal. Sin embargo, aunque el lenguaje del proyecto y sus disposiciones puedan crear frustración, hay que estar claros que a lo largo del proceso hay victorias que se deben identificar”.

Al respecto, indicó que “en primer lugar, desde el último año los sectores (público y privado) han estado visitando el Congreso sobre asuntos medulares de forma separada y sin propuestas de consenso.  Esta vez se hace historia porque vinimos unidos, en una sola voz”.

Para la portavoz, “esto es el comienzo de una transformación que está logrando que los diferentes sectores se unan, dejando atrás sus agendas específicas, y promuevan la agenda de Puerto Rico. Por otro lado, no cabe duda de que la gestión tuvo resultados toda vez que nuestros argumentos y posiciones encontraron eco en muchos congresistas”.

En tanto, Otero declaró que “a pesar de que seguimos un tanto frustrados y hasta molestos con la situación, y la carencia de urgencia del Congreso ante la crisis de Puerto Rico, es un bálsamo escuchar a varios de los congresistas expresar para récord en la vista palabra por palabra nuestros argumentos. Eso significa que todo el esfuerzo, trabajo y falta de descanso vale la pena. Y por eso hay que seguir batallando”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo