Movimiento de dinero del BGF con visos de ilegalidad

Medida proteccionista. Expertos aseguran que bonistas del BGF podrían reclamar ante un tribunal el dinero de cuentas del BGF en la banca privada

Por David Cordero @David_cmercado

El silencioso proceso de transacción de depósitos del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) a la banca privada podría levantar una bandera de alerta y terminar en demandas contra el  BGF por parte de sus acreedores, aseguraron expertos a Metro.

“Ese movimiento puede ser hasta ilegal en un tribunal, porque es como si fueran a demandar a una persona que tiene una casa y el individuo pone la casa a nombre de otra persona para que, cuando llegue la demanda, si tiene que responder con alguno de sus activos, la casa no aparezca en esos activos”, explicó  José Pérez, asesor en manejo de crisis.

Durante el fin de semana informes de prensa revelaron que el BGF ha estado, desde el pasado jueves, depositando parte de sus ingresos en la banca privada, específicamente en CitiGroup y Banco Popular, entidad que ha acogido la mayoría de las cuentas.

El también profesor de Finanzas y Contabilidad indicó que el movimiento de los depósitos a la banca privada no implica una solución en sí misma al problema de insolvencia del BGF, sino que da prueba de la crisis sin precedentes por la que atraviesa la corporación pública. Ese movimiento, de hecho, es lo que se conoce como Good Bank, Bad Bank dentro de la teoría de manejo de riesgo, según explicó Pérez.

“Cuando un banco enfrenta una crisis de solvencia y liquidez, tiene que hacer una estrategia radical, como la que ha hecho el BGF en los últimos días para, entre comillas, cuidar el capital que sería para pagar nómina o realizar cualquier transacción”, explicó Pérez.

Este movimiento de cuentas parecería ser la opción frente a la radicación de un proyecto legislativo que provea de los mecanismos para enmendar la ley orgánica del BGF. La secretaria de la Gobernación, Grace Santana, había indicado la pasada semana que un proyecto de ley de ese tipo contemplaría dividir los activos del BGF mediante la creación de una entidad paralela para evitar que las cuentas que se encuentran en “riesgo”, como las deudas, afecten los demás bienes que puedan estar en mejor funcionamiento.

Sin embargo, el proceso de redacción y radicación de un proyecto de esa índole podría tomar demasiado tiempo de cara a un posible ímpago de $480 millones de la deuda el 1 de mayo, según explicó Pérez.

De otra parte, la economista Marta Quiñones denunció un proceso irregular en esa transacción de fondos públicos hacia la banca privada, dado que el manejo de esas cuentas por parte de la entidad privada implica un costo por servicio y aparentemente no medió ningún proceso de subasta para determinar cuál sería la mejor opción bancaria para depositar dichos fondos.

“Cuando mueves fondos del Banco hacia una entidad privada sin que medie un proceso en el que todos los bancos de la banca privada puedan competir para acceder a esos fondos, se ve que se están privilegiando ciertos bancos, lo que es catalogado como un proceso corrupto”, indicó Quiñones.

La posible insolvencia del BGF tomó más fuerza el sábado, con la renuncia del secretario del Departamento de Hacienda, Juan Zaragoza, a la Junta de Gobierno del BGF, para evitar un conflicto ético si, ante un posible impago de deuda, tuviera que recurrir a un Tribunal de Primera Instancia a solicitar una sindicatura.

“Eso implicaría que ya el BGF no va a poder tomar decisiones como normalmente las tomaría con su Junta, sino que todo tendría que ser negociado a través de un síndico”, explicó Pérez.

Pero al final del camino existen serias dudas sobre si el traslado de cuentas del BGF por parte de las agencias gubernamentales hacia la banca privada podría evitar una congelación de fondos si los bonistas presentan una demanda ante un tribunal contra el BGF, bajo el argumento de que la acción  tomada con las cuentas de depósito del ente bancario es una medida proteccionista que va en contra de las obligaciones de pago que protege la propia Constitución de la isla.

Presidente del Senado exige transparencia

El presidente del Senado, Eduardo Bhatia, reiteró su disponibilidad para atender de forma “urgente, prioritaria y responsable” cualquier legislación necesaria para reestructurar el BGF y atender las necesidades fiscales del país fuera de dicha institución.

“Ante la noticia confirmada ayer de la renuncia del secretario de Hacienda a la Junta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) para evitar un conflicto de interés, estoy solicitando transparencia total y absoluta a los integrantes del equipo fiscal del Ejecutivo. La incertidumbre fiscal causa especulaciones peligrosas”.

“El Senado de Puerto Rico está listo para actuar, junto con el Ejecutivo, y evitar que la crisis interna del BGF se convierta en otra tragedia para el país”, puntualizó.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo