Hacienda informa aumento de 12.8% en recaudos de los primeros dos meses del año fiscal

La agencia indicó que al inicio del año fiscal 2020-2021 se recibieron ingresos de 1,673.4 millones de dólares

Por Metro Puerto Rico

El Secretario del Departamento de Hacienda (DH), Francisco Parés Alicea, informó que los ingresos netos preliminares para el Fondo General en julio y agosto, primeros dos meses del año fiscal 2020-2021, totalizaron $1,673.4 millones.

Los recaudos durante el periodo acumulado a agosto superaron el estimado fiscal en $190.0 millones o 12.8 por ciento, indicó la agencia en una comunicación escrita.

El Secretario opinó que el desempeño en recaudos para los primeros dos meses del año fiscal 2020-2021 muestra la estabilidad del sistema contributivo particularmente en el contexto de un período atípico afectado por terremotos y la pandemia del COVID-19.

El Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a finales de mayo de 2020 proyectó un crecimiento en la economía para año fiscal 2021 de, entre 0.5 por ciento a  -3.4 por ciento del producto bruto real.

La JSF, en su Plan Fiscal certificado el 27 de mayo de 2020, revisó la proyección de los ingresos netos al Fondo General para el año fiscal 2019-2020 a $9,012 millones, lo que supuso una reducción de $1,393 millones o el 13.4 por ciento con relación a lo que fue la proyección original de $10,405 millones incluida en el plan fiscal certificado el 9 de mayo de 2019.  Así también, la proyección fiscal de la JSF para el año 2020-2021 fue revisada a $9,620 millones.  Esto, en relación a la base de ingresos del año fiscal 2019-2020 implica un crecimiento de 6.7 por ciento o $608 millones.

Sin embargo, del total de $9,620. millones previsto para este año fiscal, $600 millones o 6.2 por ciento del total corresponden a ingresos provenientes de transacciones contributivas cuyas fechas de vencimiento fueron pospuestas para periodos correspondientes a este nuevo año fiscal.

Desde el periodo en que se declara en marzo el estado de emergencia a causa de la pandemia, el Departamento concedió posposiciones en las fechas de vencimiento de pagos de diferentes tipos contributivos como lo fueron, las planillas sobre la contribución sobre ingresos de individuos, de corporaciones y sociedades, los pagos por concepto de retención y pagos del impuesto sobre ventas y uso, tanto en la importación como en la planilla mensual de venta y uso.

Asimismo, Hacienda expuso que la proyección para el año fiscal sin considerar las medidas de posposición por el COVID-19 totaliza en $9,020 millones o $608 millones más que lo proyectado por la JSF para el año fiscal 2020 en su último Plan Fiscal certificado.

“Al comenzar este año fiscal, el mes de julio, además de superar la proyección del mes de $947.5 millones en $94.9, cumplió con gran parte de los recaudos esperados por concepto de los ingresos diferidos provenientes del año fiscal 2020”, señaló el Secretario.

Mientras, la agencia detalló que las medidas de posposición concedieron plazos que se extenderán, en su mayoría, hasta los periodos entre julio y octubre del presente año fiscal.  De los $600 millones proyectados en medidas de posposición, se estimó que $420 millones se recaudarían en julio.  Esta proyección se cumplió en un 91 por ciento o $384 millones.

Estos ingresos diferidos para julio de este año fiscal representaron el 37 por ciento del total recaudado en el mes. El principal renglón tributario que contribuyó con ingresos provenientes del año fiscal 2020 fue el sector corporativo, el cual reflejó ingresos ascendentes a $211 millones superando la proyección de julio por concepto de medidas de posposición en $111 millones.

En cuanto a lo proyectado para individuos por concepto de dichos diferimientos, este renglón estuvo por debajo en $41 millones. En gran medida, según el Secretario, esto puede explicarse por el comportamiento de este sector al cierre del año fiscal 2020. Al cierre del año fiscal el renglón de individuos concluyó con un excedente de $265 millones respecto a lo proyectado.

En cuanto al IVU, las medidas de posposición concedían una exención temporera en la importación de mercancía tributable para la reventa. Por lo que no se recibiría el IVU hasta que el comercio realizara su venta final y en su próxima planilla radicara el IVU retenido.  El estimado asumió que el intervalo de tiempo, entre el punto de importación y de venta final, implicaría que el recobro de IVU se recibiría en gran medida en el próximo año fiscal.  No obstante, la cantidad recibida de IVU por concepto de pagos diferidos durante el mes de julio solo cumplió con el 21 por ciento de lo estimado.

En cuanto a agosto, el titular de Hacienda informó que para este mes igualmente se logró la meta de recaudos propuesta, excediendo el estimado en $95.1 millones o 17.7 por ciento.

Por otro lado, de los $60 millones que esperábamos recibir por concepto de las medidas de posposición se recibieron $31 millones o 51%.  No obstante, lo anterior implica que para lograr el estimado de agosto, los ingresos nuevos de este año fiscal compensaron la porción que se esperaba del año pasado, lográndose de esta forma cumplir con lo proyectado para el mes y superarlo.

El Secretario aclaró que, durante los primeros cuatro meses del año fiscal, informará los ingresos al Fondo General considerando estos dos componentes. Es decir, se informarán los ingresos diferidos de las medidas que se espera se realicen entre los meses de julio a octubre,  y por otro lado, los recaudos que ingresen al fisco provenientes propiamente de este año fiscal.

 

En este sentido, si comparamos el total de recaudos acumulados recibidos los primeros dos meses del año fiscal 2020-2021, éstos ascienden a $1,673.4 millones, lo que representa $190.0 millones sobre lo proyectado o 12.8 por ciento adicional.  Este total incluye tanto los ingresos nuevos de este año fiscal como $414.4 millones de los pagos diferidos entre marzo y junio de 2020 por la pandemia.

El Secretario estableció que, por lo tanto, con el fin de aislar el efecto de los ingresos de las medidas de posposición, presentamos el total acumulado para el periodo sin éstas. El mismo totaliza en $1,259.0 millones.  Este total a su vez representó $255.8 millones más o 25.5 por ciento sobre lo estimado se recaudaría de julio a agosto.

El principal renglón que contribuyó a este comportamiento lo fueron los arbitrios pagados por entidades foráneas. Los pagos realizados por éstas rebasaron la proyección para el periodo acumulado en $147 millones.

Por otro lado, el impacto de los alivios recibidos a las personas en ayudas de los programas, de la Ley CARES, por seguro de desempleo, la compensación pandémica y el programa de Asistencia de Desempleo Pandémico (PUA), representaron un impulso de carácter temporero en el consumo que se refleja en la mayoría de los renglones tributarios de ese sector.

Dicho comportamiento además responde a un aumento en los niveles de ahorro del consumidor resultante de un cambio notable en sus patrones de consumos en los meses de confinamiento entre marzo a junio.

De los sectores de consumo destacan los arbitrios de vehículos de motor, no tan solo superaron lo proyectado en $41.2 millones o 94 por ciento, sino que rebasaron lo recaudado en julio de 2019 por $27.5 millones o 48 por ciento.

En el caso del impuesto sobre ventas y uso, el cual representa en promedio entre un 17 por ciento a 20 por ciento de los ingresos netos al Fondo General, observamos cómo entre los meses de marzo a abril se experimentaron reducciones entre el 36 por ciento y 60 por ciento, respectivamente.  Esto según lo informado en planillas mensuales.  Gradualmente, durante los meses de mayo a junio se observa una recuperación, que en los meses de julio y agosto logra revertirse a números positivos con crecimientos de 11 por ciento y 7 por ciento, respectivamente.

Los sectores en el IVU que más aportaron a esta recuperación fueron los de venta al detal y el sector de mayoristas y bienes duraderos. Destaca del sector al detal los subsectores de tiendas de mercancía general y el sector de muebles y tiendas de efectos para el hogar. Por otro lado, los sectores más afectados durante el periodo de julio a agosto fueron los sectores de servicios de alojamiento y alimentos, manufactura y servicios profesionales.

No obstante, dicho comportamiento contrasta con el renglón de contribución sobre ingresos que ya refleja el efecto en julio y agosto de una merma en el empleo total de 5.2 y 4.3 por ciento en comparación con julio y agosto de 2019, respectivamente y una reducción de 5.7 y 2.8 por ciento en dichos periodos del Grupo Trabajador.

“Puerto Rico ha sido abatido por una pandemia global cuyos efectos no están claros aún, ni cuánto tiempo se prolongará.  Sabemos que su impacto ha trastocado muchos elementos de nuestra sociedad y economía, por lo que establecer una ruta para el desarrollo económico y la responsabilidad fiscal es nuestro norte”, concluyó el Secretario.

 

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo