Pandemia obliga a celebrar el Día del Padre a distancia

Papás que residen en asilos en todo el país celebraron el Día del Padre el domingo a una distancia obligada de sus familiares.

Por AP

 Wake Sharp pudo ver a su familia el Día del Padre… verlos, pero no abrazarlos, ni besarlos, ni siquiera estrechar su mano.

Debido a los terribles estragos que ha causado el coronavirus en los residentes de casas para ancianos y otras instituciones, el veterano de la Armada de 93 años de edad y sus seres queridos tuvieron que mantenerse en lados opuestos de una barrera de plexiglas y hablar por un teléfono en el asilo a las afueras de San Francisco en el que vive.

“¡Es mejor que nada!”, comentó. “Realmente lo disfruto”.

Papás que residen en asilos en todo el país celebraron el Día del Padre el domingo a una distancia obligada de sus familiares. Algunas familias se comunicaron por videollamadas; otras utilizaron las redes sociales para enviar sus buenos deseos.

El virus ha dificultado, y por momentos imposibilitado, las visitas presenciales a los ancianos y familiares vulnerables en los últimos meses, aunque algunos sectores del país han comenzado a levantar las restricciones. Maryland e Illinois fueron algunos de los estados que permitieron las visitas en exteriores a residencias para ancianos, con uso de mascarillas y a 1,8 metros (6 pies) de distancia.

Frank Wolff, su esposa y su hijo visitaron al padre de 91 años de Wolff en el patio exterior de su asilo en Chicago el Día del Padre. El personal del lugar les tomó a todos la temperatura y siguieron otras normas.

“Fue bueno verlo y ver realmente cómo está”, dijo Wolff, quien no había visto a su padre, Howard, desde que Illinois impuso órdenes de confinamiento a mediados de marzo.

Sharp pudo ver a su familia a través de un cubículo de plexiglas que construyó un miembro del personal de Rockville Terrace, la residencia en la que vive en Fairfield, California.

Cuatro generaciones de la familia Sharp se reunieron en un patio. El mayor de ellos, que llegó con la ayuda de una andadora, se sentó dentro de la caja con un teléfono en la mano y hablaba con sus familiares del otro lado del panel.

“Nos abrazamos a través del cristal”, dijo Sharp, quien no ha podido darles un abrazo real desde hace mucho tiempo.

No fue la primera vez que le hacen una visita similar.

“No sé quien lo disfruta más. Mi familia y yo, o papá”, dijo su hijo, Dan Sharp, quien vive en Novato, California. Después de unos segundos, añadió: “Probablemente papá”.

Rockville Terrance también organizó un desfile de autos familiares con pancartas del Día del Padre y un asado para que los papás pudieran comer carne y hamburguesas.

Te podría interesar:

Organización Mundial de la Salud reporta el mayor aumento de casos en un solo día

Con más de 183.000 nuevos contagios de coronavirus en las últimas 24 horas.

 

El coronavirus ha cobrado alrededor de 120.000 vidas en todo Estados Unidos. Hasta mediados de junio, más de 45.500 residentes y personal de asilos de ancianos y otras instituciones de cuidado a largo plazo habían muerto a causa del brote, según un conteo de The Associated Press. La cifra representaba en ese momento cerca del 40% del total de decesos en el país por la pandemia.

Los asilos han sido de los últimos lugares en atenuar las restricciones. A los familiares y a los dirigentes de estas instituciones les preocupan los efectos que el aislamiento está teniendo en la salud mental de los residentes

Loading...
Revisa el siguiente artículo