Renuncia el primer ministro de Líbano

Tras casi dos semanas de protestas

Por AP

BEIRUT – El asediado primer ministro libanés Saad Hariri informó el martes que entregará su renuncia al presidente Michel Aoun luego de que alcanzó a un “punto muerto” tras dos semanas de protestas contra el gobierno.

Los comentarios de Hariri fueron celebrados por los pocos manifestantes que habían regresado al epicentro de las protestas en el centro de Beirut.

El mensaje de Hariri se produjo poco después de que cientos de partidarios de Hezbollah, muchos de ellos blandiendo palos, desmantelaron el principal campamento de protesta contra el gobierno en la capital de Líbano, prendiendo fuego a las tiendas de campaña, destrozando sillas de plástico y persiguiendo a los manifestantes.

Libaneses atacan a manifestantes en 13er día de protestas

Los manifestantes piden la renuncia del gobierno

El primer ministro pidió a todos los libaneses proteger la paz civil y evitar un mayor deterioro económico.

En tanto, la policía antimotines corría por las calles pero parecía incapaz de frenar a los antimanifestantes, que gritaban eslóganes religiosos chiíes. Los altercados comenzaron el martes por la mañana cuando los hombres retiraban a los manifestantes de las avenidas principales de Beirut. Posteriormente, se dirigieron al principal sitio de protesta en la capital, donde opositores al gobierno han acampado por casi dos semanas.

El alboroto representó un punto de inflexión violento en el movimiento de protesta que ha pedido la renuncia del gobierno y la destitución de la clase política que ha dominado al país desde su guerra civil de 1975 a 1990.

Facciones aliadas con Hezbollah, el grupo armado más poderoso del país, son las que dominan el gobierno.

Los hombres que atacaron a los manifestantes se habían presentado en un principio como residentes molestos y frustrados por la manera en que las protestas han paralizado al país. Pero más tarde, se les escuchó coreando “a su servicio, Hussein”, un eslogan religioso chií, y “Dios, Nasrala y todo el Dahiyeh”, en referencia al líder de Hezbollah, Hasán Nasrala y el bastión del grupo en los suburbios sureños de Beirut.

Los soldados y la policía antimotines intervinieron para separar a los dos grupos, pero no lograron evitar que los simpatizantes de Hezbollah atacaran la Plaza de los Mártires en el centro de Beirut, el principal sitio de protesta. Los antimanifestantes arremetieron contra los reporteros que cubrían los altercados, pateándolos y buscando sus cámaras.

De momento no se sabe cuántas personas resultaron heridas. Los incidentes se desataron entre algunos manifestantes y las fuerzas de seguridad comenzaron a golpear a palos a algunas personas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo