A pesar de pacto de cese al fuego siguen combates en Siria

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió que sus fuerzas podrían volver a atacar en cuatro días a menos que los combatientes comandados por los kurdos se retiraran “sin excepción” del territorio que se extiende unos 32 kilómetros (20 millas) dentro de Siria a lo largo de toda la frontera de 440 kilómetros (260 millas)

Por AP

CEYLANPINAR, Turquía (AP) — El cese al fuego en el norte de Siria tuvo un inicio tambaleante el viernes, ya que los líderes kurdos acusaron a Turquía de violar el acuerdo al seguir combatiendo en una localidad fronteriza clave, lo que planteó dudas sobre las cláusulas del pacto negociado por Estados Unidos en Ankara.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió que sus fuerzas podrían volver a atacar en cuatro días a menos que los combatientes comandados por los kurdos se retiraran “sin excepción” del territorio que se extiende unos 32 kilómetros (20 millas) dentro de Siria a lo largo de toda la frontera de 440 kilómetros (260 millas).

“Sin excepción, si la promesa no se cumple, la Operación Primavera de Paz continuará en cuanto acaben las 120 horas, incluso con más determinación”, dijo Erdogan a la prensa en Estambul.

No había señales de retiro alguno de las fuerzas dirigidas por los kurdos, quienes dijeron que el acuerdo cubre una sección mucho más pequeña de la frontera, aproximadamente 125 kilómetros (75 millas), y que no se han comprometido a salirse de ningún lugar.

Algunos combatientes juraron no retirarse y dijeron que el acuerdo era un “insulto a la dignidad kurda” y el equivalente a una rendición arreglada por Estados Unidos, un exaliado que los abandonó allanando el camino para el ataque turco.

El gobierno autónomo kurdo dijo que algunas cláusulas del pacto del cese al fuego “necesitan discutirse más con Estados Unidos”, aunque no especificó cuáles. Un importante político kurdo, Ilham Ahmed, irá a Washington el fin de semana para reunirse con funcionarios estadounidenses.

El pacto del cese al fuego _ al que se llegó gracias a negociaciones entre Erdogan y el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence _ requiere que los combatientes kurdos liberen una franja de territorio en Siria a lo largo de la frontera turca. Eso significa que Turquía obtendría lo que pretende con su ofensiva y consagraría su control del territorio que capturó.

Las críticas aumentaban contra un acuerdo que el presidente Donald Trump describió como “un gran día para la civilización”.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que “no es un cese al fuego, es una demanda para la capitulación de los kurdos”, y pidió a Turquía detener de inmediato su operación en el noreste de Siria. El presidente francés Emmanuel Macron dijo que la operación turca era una “locura”.

Tras ser abandonados por los estadounidenses, los kurdos acordaron con Moscú permitir que las fuerzas del presidente sirio Bashar Assad se desplegaran a lo largo de la frontera turca para detener la invasión. Las fuerzas sirias ya habían ingresado a varios sitios antes bajo control kurdo.

El despliegue del gobierno sirio, aunque no está completo, coloca a Rusia como el principal árbitro de las negociaciones en gran parte de la frontera entre Siria y Turquía.

Erdogan tiene previsto reunirse el martes con el presidente ruso Vladimir Putin en Sochi, Rusia, el día después de acabarse la tregua.

Loading...
Revisa el siguiente artículo