Viajó más de 560 kilómetros para tener sexo con una niña de 14 años y cuando llegó le tenían una gran sorpresa

Enfrenta una sentencia mínima de 10 años y una máxima de cadena perpetua.

Por Camilo Henríquez

Un abusador infantil podría pasar el resto de su vida en prisión luego de un largo viaje en el que pensaba tener sexo con una niña de 14 años.

Tommy Lee Jenkins se contactó con una menor de nombre “Kylee” el pasado 1 de octubre a través de redes sociales y desde un primer momento comenzó a “pedirle fotos sexualmente explícitas”, señala NBC News.

El sujeto de 32 años trató de convencerla de que lo visitara en su casa en Indiana, pero como la “menor” se negó en reiteradas oportunidades decidió ir hasta donde vivía la adolescente.

Jenkins se demoró varios días y cubrió el trayecto caminando, por momentos lo hizo en bicicleta y en otros tomó un par de buses.

Durante el viaje, el sujeto le enviaba constantemente mensajes lascivos y además le iba informando a “Kylee” en qué parte iba para que lo estuviera esperando en Milwaukee.

Cuando llegó al lugar a conocer a la menor, Jenkins se encontró con un miembro el FBI y una agente de la policía de Winnebago que le estaba siguiendo la pista.

La oficial, que trabaja en el grupo de Delitos contra niños en internet, había estado todo el tiempo en comunicación con el abusador e incluso le había dicho que vivía sola con su mama y que cuando llegara a casa ella no iba a estar.

Jenkins fue detenido sin derecho a fianza y está acusado de "persuadir, inducir o incitar a una menor a involucrarse en actividades sexuales ilegales”, apunta Telemundo.

De ser encontrado culpable podría enfrentar 10 años en la cárcel como mínimo e incluso recibir cadena perpetua, ya que tenía antecedentes previos y en 2011 ya se había declarado culpable de abuso infantil de dos niños de 7 y 8 años.

Loading...
Revisa el siguiente artículo