AAA enfocada en iniciar proyectos resilientes

El presidente ejecutivo, Elí Díaz Atienza, conversó con Metro sobre los procesos en los que encamina a la Autoridad en coordinación con COR3 y FEMA

Por David Cordero Mercado

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Rico (AAA) se alista para dar comienzo a lo que será una reconstrucción del sistema a través de los fondos de asistencia pública que entrarán en la isla por vía de los procedimientos alternativos establecidos por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés) en la Sección 428 de la Ley Stafford y otras fuentes. Dentro de esos proyectos, el presidente ejecutivo de la AAA, Elí Díaz, se propone incluir dragados a embalses a través de la isla.

“Esta transformación la tenemos encaminada”, apuntó el presidente ejecutivo, al hablar sobre todos los trabajos que han agrupado para el proyecto Construimos.

Para la realización de los proyectos, Díaz está enfocado en completar los estimados que se deben convertir en acuerdos firmados por FEMA a través de la Sección 428, proyectos a través de la Sección 404 de mitigación de daños por medio de competencias, así como los fondos del Programa de Desarrollo Comunitario con Subsidio Determinado para la Recuperación de Desastres (CDBG DR, en inglés) —que se consideran para el pareo del 10 % que se establece bajo dicho procedimiento alternativo— y el pago de seguros.

Sobre los dragados, Díaz sostuvo que “se están haciendo los estudios para definir niveles de sedimentación, es parte de lo que estaremos sometiendo a FEMA”, indicó.

La isla perdió, durante los pasados 100 años, un 25 % de su capacidad para almacenar agua, según publicó Metro en agosto. La situación se agravó con el paso del huracán María.

“De la misma manera que hubo escombros y material vegetativo, y tierra que bajó a través de las carreteras de Puerto Rico, esa misma tierra bajó a través del cause del río y llegó a nuestras represas”, indicó el presidente ejecutivo, al tiempo que dijo que con los dragados buscarán garantizar “el suplido de agua y los niveles de embalse hacia el futuro”.

Más allá de reconstruir, Díaz explicó que el enfoque es mejorar la infraestructura y hacerla resistente a futuros embates y emergencias como la provocada por el huracán María, así como garantizar la calidad del agua de una manera más eficiente.

“Si llevamos esa infraestructura a donde tiene que estar, no solamente vamos a poder impactar directamente a la sociedad en aspectos de salud, sino que también vamos a poder atenderlos en aspectos de economía, porque una infraestructura resiliente que tenga más garantías del servicio, va a crear una economía más vibrante”, argumentó.

Díaz explicó que la infraestructura de las plantas, el suplido de agua y el manejo de aguas negras son prioridad dentro de los proyectos que se encaminan. Mencionó, por ejemplo, la construcción de una nueva planta de aguas negras que sustituya la de Dorado, que durante el huracán recibió alrededor de seis pies de inundación de agua, así como la reconstrucción del laboratorio ubicado en Caguas y la tubería troncal ubicada en Utuado.

“Puede ser mover una planta que está en un área inundable a un área donde no esté inundable o donde pueda estar más protegido de una creciente de un cuerpo de agua; cambiar material que quizás no aguantó el embate, tuberías que estaban cruzando áreas de ríos, en lugar de meramente reemplazarlas, cambiarlas (de lugar) o modificarlas para asegurar que, en el futuro, puedan aguantar el embate de una creciente de agua fuerte como las que vimos en el huracán”, explicó.

Al momento, la AAA se encuentra en negociaciones con las aseguradoras, aunque ya ha recibido alrededor de $175 millones en pagos por esa vía.

En términos de las hojas de trabajo sometidas a FEMA para evaluación, al momento, los proyectos suman $360 millones, de los cuales se han obligado $170 millones (es decir, que FEMA ya se comprometió a pagar) y se han desembolsado $84 millones.

Reconociendo el alto nivel burocrático que ha caracterizado a FEMA, Díaz aseguró que se mantiene en constante comunicación con dicha agencia y con la Oficina Central para la Recuperación y Reconstrucción de Puerto Rico para avanzar los trabajos, “no solamente que se hagan los estimados de la manera más rápida posible, sino que los fondos puedan comenzar a fluir para agilizar nuestros proyectos”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo