Vivió por más de una década con una aguja epidural en su columna

La mujer de 41 años teme quedar inválida

Por Camilo Henríquez

El año 2013 Amy Bright dio a luz a su sexto hijo en el Hospital Naval de Jacksonville y todo era felicidad.

Sin embargo, sólo dos semanas después del nacimiento de Jacob la mujer comenzó un verdadero calvario que ya lleva más de 14 años.

Amy empezó a sufrir terribles dolores de espalda, lo que con el tiempo la llevó a tener problemas de desplazamiento, ya que comenzó a afectar a su pierna y pie izquierdo, señala People.

Los médicos le diagnosticaron ciática, pero finalmente una tomografía computarizada que se realizó a finales de 2017 mostró que tenía incrustada en la columna una parte de una aguja epidural, la que habían utilizado para anestesiarla antes de realizarle la cesárea para tener a Jacob.

"Cada vez que me muevo, camino, doy vueltas o duermo, esa aguja se mueve dentro de mi columna vertebral”, dijo la angustiada mujer de 41 años.

El abogado de Amy asegura que “una gran parte de la aguja” se rompió y quedó alojada en la columna de la mujer y ahora están acusando al hospital de fraude y negligencia, ya que personal del recinto habría sabido de la situación.

El trozo de aguja que se quebró sería de 3 centímetros y dos de ellos estarían “enterrados en el hueso”.

"Estas agujas tienen unos 9 o 10 centímetros y deben asegurarse que esté completa” tras los procedimientos, agregó el abogado.

Amy manifestó que está muy preocupada por su futuro y dice que “probablemente” se ve en silla de ruedas.

Los médicos le han dicho que si le sacan la aguja podría quedar paralizada de sus extremidades inferiores, pero tampoco tiene claro como seguirá afectando a su salud el seguir con la aguja clavada en la columna.

Loading...
Revisa el siguiente artículo