Fundación Clinton promete ayuda

Pese a que el presidente Bill Clinton ya no ocupa ningún puesto político dentro del gobierno federal, alcaldes confían en que es una voz fuerte que puede llevar el llamado de auxilio al Congreso de Estados Unidos

Por David Cordero
Dennis Jones
Fundación Clinton promete ayuda

La Fundación Clinton está lista para trabajar en Puerto Rico durante los próximos tres a cuatro años. Así lo aseguró Bill Clinton, ex mandatario de Estados Unidos.

Clinton se reunió hoy con varios alcaldes y alcaldesas para discutir las posibles ayudas que los municipios pudieran recibir de parte de la Fundación, luego del devastador embate del huracán María sobre la isla.

“Estoy aquí principalmente para escuchar. Es más fácil ayudar si son específicos sobre lo que quieren”, apuntó Clinton en sus declaraciones, al tiempo que dijo que la situación que vive Puerto Rico “es un problema terrible y también una gran oportunidad”.

La reunión estuvo liderada por el expresidente estadounidense y la comisionada residente en Washington, Jennifer González-Colón.

“Me llevé todas las notas de lo que trabajamos aquí para hacer mi parte en el Congreso”, aseguró la comisionada.

Pero la reunión no sólo sirvió para poner sobre la mesa las necesidades de los municipios que la Fundación Clinton pudiera atender. Los ejecutivos municipales también aprovecharon la oportunidad para lanzar críticas al gobierno federal, a pesar de que Clinton no ocupa ningún puesto de gobierno.

“Cada vez que tengo la oportunidad de reunirme con los alcaldes son retos distintos, no son los mismos retos de las primeros 20 días, de hecho hoy se cumplen dos meses del huracán. Hoy los retos son cuán rápido es el reembolso de FEMA a los municipios, cuán rápido van a ser las labores de remoción de escombros, cuán rápido se van a estar reconstruyendo carreteras nuevas”, apuntó la comisionada en declaraciones a la prensa, sobre las peticiones de los alcaldes, al tiempo que se comprometió -así como Clinton- a llevar los reclamos hasta los congresistas.

La primera en desahogarse fue la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez, quien no desperdició el momento y denunció una lenta respuesta por parte de a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

“A veces sentimos que estamos solos”, apuntó Meléndez. “Los primeros en responder fuimos los municipios, cuidamos de los refugiados, abrimos las carreteras”, añadió la alcaldesa.

Y es que pese a que el presidente Clinton ya no ocupa ningún puesto político dentro del gobierno federal, los alcaldes confían en que se trata de una voz con acceso directo que puede llevar el mensaje al Congreso de Estados Unidos.

“Es una voz fuerte que puede llevar un mensaje claro, tanto al Congreso como a las agencias federales”, expresó Carlos Molina, alcalde de Arecibo.

Los ejecutivos municipales también denunciaron ante Clinton la necesidad de que se realicen cambios al Plan Fiscal aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal y el Gobierno de Puerto Rico, que elimina la asignación de $350 millones a los municipios en un periodo de dos años, para que dichos fondos sean devueltos a los alcaldes. Sobre ese asunto, González-Colón afirmó que “voy a pedir una reunión con la Junta”.

Más temprano ayer, el expresidente de Estados Unidos visitó la Plaza del Mercado de Río Piedras, acompañado por Yulín. Dicha Plaza será uno de los proyectos en los que trabajará la Fundación Clinton.

“En San Juan queremos utilizar el desastre que nos ha dejado Maria hace dos meses para convertirnos en la capital de la energía solar y la energía renovable. Para nosotros eso es bien importante”, apuntó la alcaldesa de la capital.

De acuerdo a Yulín, la Fundación ayudará en principio en dos proyectos en San Juan, que son la instalación de alrededor de 3 mil placas solares en la Plaza del Mercado de Río Piedras, así como la instalación del sistema solar en los edificios aledaños del Municipio de San Juan.

“Junto a la Fundación, hemos ya mirado La Perla y el Viejo San Juan para también utilizarlas como un ejemplo de lo que se puede hacer con energía solar”, apuntó Yulín.

Clinton y Yulin Dennis Jones

En el encuentro también estuvo presente la alcaldesa de Canóvanas, Lornna J. Soto; el alcalde de Juncos, Alfredo “Papo” Alejandro; la alcaldesa de Morovis, Carmen Maldonado; el alcalde de Naguabo, Noe Marcano; el alcalde de Utuado, Ernesto Irizarry, el alcalde de Orocovis, Jesús “Gardy” Colón; y el alcalde Guayanilla, Nelson Torres Yordán.

“La opinión del expresidente es de suma importancia”

Además, Clinton visitó el refugio ubicado en la escuela Vocacional William Rivera Betancourt en el barrio San Isidro de Canóvanas, acompañado por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

Allí, la Fundación Clinton entregó parte de las 76 toneladas de medicamentos y suministros que ha traído a la Isla tras el embate del huracán María. En dicho plantel permanecen al día de hoy 177 refugiados.

Según expresó Rosselló Nevares, la opinión del expresidente es de suma importancia pues se enfoca en la perspectiva de cómo salir de la fase de emergencia para establecer normalidad y comenzar la fase de reconstrucción.

El gobernador destacó que la Administración de Clinton fue parte del proceso de recuperación de Puerto Rico tras el paso del huracán Georges en 1998 y que además Clinton Foundation colaboró en la reconstrucción tras el terremoto en Haití. Cabe mencionar que fue también bajo la Administración Clinton, que se concretó la eliminación de la Sección 936 del Código de Rentas Federal que eximía del pago de impuestos federales a industrias estadounidenses en Puerto Rico.

De acuerdo a Rosselló Nevares, la presencia del expresidente en la Isla es importante pues llama la atención para que continúe llegando ayuda para la recuperación.

En Canóvanas, Clinton también visitó las comunidades Villa Hugo I, Villa Hugo II y Villa Hill, para constatar los daños provocados por María.

La alcaldesa del municipio de Canóvanas, Lornna J. Soto Villanueva –quien también acompañó a Clinton en la visita–, aprovechó la oportunidad para entregarle a la mano una carta en la que le solicitó su intervención urgente para resolver permanentemente el limbo jurídico en que se encuentran los residentes de esas comunidades, que fueron formadas tras el paso del huracán Hugo el 18 de septiembre de 1989.

“Durante los pasados 28 años, estas familias han luchado por su supervivencia en condiciones de extrema pobreza, tales como falta de electricidad, agua potable, sistemas de alcantarillado sanitario y pluvial, aceras, caminos pavimentados, servicio telefónico y otros servicios esenciales”, expresó la alcaldesa en su misiva.

Soto Villanueva relató a Clinton que la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE, por sus siglas en inglés) le han prohibido al Municipio de Canóvanas y el Gobierno estatal mejorar la infraestructura de las referidas comunidades y que el gobierno federal se niega a asistir a dichas comunidades tras la devastación provocada por el huracán hace dos meses.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo