Alzan bandera por falta de claridad en finanzas de Guaynabo City

La mayoría de los funcionarios que estuvieron encargados de las arcas municipales abandonaron sus cargos y los que quedan en el comité de transición no pueden dar fe de la precisión de los datos

Por Lyanne Meléndez García
Alzan bandera por falta de claridad en finanzas de Guaynabo City

Múltiples detalles financieros y presupuestarios del Municipio de Guaynabo quedaron en suspenso ayer mientras el Comité de Transición entrante cuestionaba acerca de cómo se manejó fiscalmente el ayuntamiento por los pasados años. 

Sin embargo, las bajas y renuncias en el Municipio de Guaynabo tras la salida de Héctor O’Neill y la elección de Ángel Pérez parecen ser las razones principales para la falta de información evidenciada en la primera vista de transición.

Y es que la mayoría de los funcionarios están de forma interina en el cargo luego de las bajas del pasado 30 de junio y de múltiples renuncias del personal de confianza. Ahora los cargos los ocupan empleados de carrera, algunos de ellos con experiencia en otras áreas. De hecho, algunos de ellos, al ser cuestionados, no podían ofrecer respuestas detalladas ya que llevan poco menos de tres meses en el puesto.

Entre las principales preocupaciones que trascendieron están la preparación del presupuesto, los estados financieros, así como el manejo de las dependencias.

“Lamentablemente, no hay información financiera suficiente para poder determinar cómo ellos prepararon o qué factores utilizaron para poder preparar un presupuesto para una administración entrante, inclusive nos damos cuenta de que todos los ajustes que han hecho han sido para ajustar ingresos. Sin embargo, no han ajustado los gastos”, detalló el presidente del Comité entrante, Antonio Pabón.

En cuanto a los estados financieros, en la vista trascendió que el presupuesto pasado inicialmente terminó con $5 millones en déficit, pero luego se llegó a un superávit de $700 mil. Además, Pabón mencionó que en la información entregada no se ofrecieron todos los detalles sobre las cuentas por cobrar, deudas a largo plazo, las acciones correctivas en algunas auditorías, así como los controles internos sobre transportación.

En ese sentido, Pabón quedó preocupado por que los ingresos estén inflados y no se equiparen con los gastos del municipio.

Sin embargo, el alcalde interino, Ricardo Dalmau, aseguró que el presupuesto pasado terminó cuadrado y que quienes trabajaron con el presupuesto nuevo “tienen que cumplir con unos controles”. 

“Micromanejo” en las
dependencias municipales

El designado del grupo entrante cuestionó la manera en cómo se llevaron algunos procesos en los estados financieros. “Hay unas situaciones que nos presentan una realidad. El municipio se ha estado micromanejando probablemente desde la oficina del alcalde y las dependencias adscritas a este”, manifestó el presidente del Comité, mientras detalló que le parece que cada dependencia “ha manejado sus finanzas de una manera muy particular y de acuerdo con unas necesidades que después no se reflejan en anotaciones en los estados financieros”.

Por ejemplo, en el estado financiero hay una partida de “ingresos misceláneos”, que asciende a $11 millones, que en la vista de transición se dio a conocer que una partida fue de acuerdos de servicios de salud con Triple S y ASES. “Lo ponen como si fuera un ingreso de haber entrado a un local, de una actividad o de un museo. Esas cosas yo pudiera entender que no estuvieran detalladas, pero colocan a salud en ‘otros ingresos’”, cuestionó.

Datos por verse

En medio de la discusión durante la vista quedaron por verse para hoy y mañana los gastos de gasolina y transportación, así como las demandas.

Para las demandas los funcionarios establecieron que la División Legal será la encargada de establecer cuántas demandas tiene el municipio.

Hoy se espera que deponga las oficinas de Recursos Humanos, Permisos y Federales. Mañana se espera que acudan la División Legal, Operaciones y la Oficina del Alcalde.

Loading...
Revisa el siguiente artículo