Empresas estadounidenses que hicieron negocios en Cuba durante la apertura

El presidente Donald Trump dejó sin efecto el llamado deshielo entre Cuba y Estados Unidos.

Por Metro Puerto Rico

FOTO: AP

Cuando en diciembre de 2014 se anunció el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos fueron muchas las reacciones desde distintos sectores. Sin embargo, un sector que se movió rápido en estos poco más de dos años fue el empresarial estadounidense que vio en Cuba un mercado lleno de oportunidades. Hoy, el presidente Donald Trump puso fin a las políticas de apertura hacia la isla caribeña y reinstaló el embargo.

¿Qué pasará ahora con las empresas estadounidenses que ya habían plantado bandera en Cuba? Habrá que ver. Mientras tanto repasemos algunas de estas compañías.

En el sector de las telecomunicaciones, empresas estadounidenses como IDT, T-Mobile, Sprint y Verizon ya tenían acuerdos para conectar a los cubanos con el resto del mundo, según reporta la BBC. Netflix y Twitter registraron sus marcas en Cuba, mientras Google tenía su mira puesta en ese mercado.

En el sector del turismo, las aerolíneas estadounidenses anunciaron con bombos y platillos sus primeros vuelos a La Habana después de décadas. Algunas de las líneas que estaban volando a Cuba son: American Airlines, Jet Blue, Delta y Southwest. Así mismo, prácticamente todas las líneas grandes de cruceros comenzaron a llegar a puertos cubanos. En la hotelería, plantó bandera la firma estadounidense Starwood. La empresa Airbnb reportó resultados extraordinarios en Cuba.

El Nuevo Herald publicó en noviembre del año pasado que la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial (OCPI) recibió el doble de solicitudes para registrar marcas y signos distintivos pertenecientes a compañías estadounidenses durante el año 2016.

Los gigantes automotrices estadounidense General Motors y Chrysler también registraron marcas en Cuba. Otros sectores que tenían ya algún tipo de gestión iniciada en la Isla eran las cadenas de comidas rápidas y los medios de comunicación.

Muchos apostaban a que la formación empresarial de Trump y sus intereses comerciales podrían jugar a favor de mantener abierta las relaciones, pero hoy esa teoría quedó derrotada.

Te recomendamos este vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo