Construyen mini-casas para personas desamparadas

Los residentes recibirán donaciones empresariales y de grupos benéficos.

Por EFE

Con la colaboración de 300 voluntarios y decenas de organizaciones y empresas locales comenzó hoy la construcción de la primera “aldea de mini-casas”, un proyecto de viviendas en beneficio de los desamparados de Denver (Colorado).

“Esta aldea de mini-casas ahora es legalmente posible porque hemos trabajado con los departamentos de planificación y de zonificación de Denver para que permitan este tipo de construcción”, explicó a Efe Nathan Davis Hunt, de la recientemente creada Aldea Colaborativa de Colorado (CVC, en inglés).

“Sin embargo, las ordenanzas vigentes requieren que las mini-casas se muden a otro lugar cada seis meses, forzando a la comunidad a moverse continuamente e impidiéndole echar raíces”, agregó.

Davis señaló que la meta del proyecto, que contó con la resistencia inicial de las autoridades locales, es crear una zona permanente de mini-casas “que ayuden de varias maneras a transformarse en un hogar y en una comunidad”.

La iniciativa que hoy empezó a concretarse tuvo sus orígenes en diciembre de 2015, cuando un grupo de desamparados de la capital de Colorado intentó crear su propia “aldea” en un terreno baldío cerca del centro de la ciudad.

El lugar se mantuvo vigilado y limpio por los participantes del proyecto, pero la “aldea” fue desalojada dos semanas después por la Policía local, tras determinarse que el asentamiento no cumplía con las normas vigentes.

Las “aldeas de mini-casas”, aunque una novedad en Denver, en donde podría expandirse a diez enclaves similares en los próximos tres años, ya existen en ciudades como Eugene y Portland (Oregón), Madison (Wisconsin), Olympia (Washington), Austin (Texas) y Fresno (California).

En Denver, el proyecto que se inició hoy incluirá once mini-casas para alojar entre 14 y 22 personas, más un edificio separado para cocina y de reuniones, otro con servicios sanitarios y un jardín comunitario.

Gracias a donaciones empresariales y de grupos benéficos, sus residentes recibirán alimentos, ropa, una lavandería portátil, asistencia para acceder a programas de bienestar social, entrenamiento laboral y consultas médicas.

“Y a quienes deseen mudarse a una vivienda permanente se les proveerá 1.000 dólares de ayuda para la renta”, dijo Davis Hunt.
En Denver, el desamparo afecta a unas 6.100 personas y de manera desproporcionada a personas con incapacidades físicas o mentales, trabajadores de bajos ingresos y la comunidad LGBT, por lo que esos grupos serán quienes más se beneficien con esta iniciativa, según la información provista por Denver Homeless Out Loud.

“Dada la ausencia de viviendas económicas para personas de bajos ingresos o sin ingresos en Denver y en todo el país, y dado que las leyes criminalizan a quienes tratan de sobrevivir en espacios públicos, estas aldeas son una manera importante y creativa, rápida, económica y comunitaria de proveer viviendas adecuadas”, afirmó Davis Hunt.

Loading...
Revisa el siguiente artículo