Siguen sumando al costo huelga UPR

Mientras se desglosan las pérdidas del paro en el principal centro docente del país, presidenta de la UPR y rectora de la IUPI se exponen a seis meses de cárcel.

Por Lyanne Meléndez García

Tan pronto como el próximo lunes, la presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Nivia Fernández, y la rectora del Recinto de Río Piedras, Carmen Rivera Vega, deberán comparecer al Tribunal y explicar por qué no se han abierto los portones.

A través de una orden de mostrar causa, la jueza Lauracelis Roques Arroyo anunció que citará a ambas funcionarias para que personalmente indiquen por qué la Universidad está incumpliendo con la orden judicial de restablecer las clases, por la que ya están pagando $1,000 diarios. Si la explicación de la administración no convence al Tribunal, Roques Arroyo expuso que ambas se exponen a desacato, lo que significará ser arrestadas con hasta seis meses en prisión.

Durante la vista en la sala 907 del Tribunal de San Juan, el abogado de la institución, Enrique Figueroa, mostró ayer el recibo de que la Universidad pagó los primeros $5,000 de multa que impuso el martes la magistrada. No obstante, a su salida de la vista, en escuetas declaraciones a la prensa, el representante legal de la UPR dijo que desconoce de dónde sale el dinero para pagar las multas. Ante preguntas de Figueroa, la jueza indicó que la institución debe pagar la multa todos los días que incumplan la orden y añadió: “Ciertamente, esto incluye sábados y domingos”. De hecho, ayer debían pagar mil dólares, que esperan pagar hoy, pues, según la jueza, los $5,000 correspondían al martes.

Sin embargo, el gasto que incurre la Universidad por concepto de la huelga no se limita a la orden del Tribunal, pues, según la presidenta interina, la paralización le ha costado a la institución $245,415 hasta la fecha, por concepto de proyectos de construcción de mejoras permanentes que han quedado en suspenso. En una comunicación oficial, Fernández explicó que los gastos incurridos son principalmente por concepto de recargos administrativos, disminución en la productividad y diversos actos de vandalismo reportados.

Al 16 de mayo, estos gastos acumulados ascienden a $184,365 en el Recinto de Río Piedras, en paro desde el 28 de marzo; a $47,550 en la UPR en Humacao, y a $13,500 en la UPR en Arecibo. Además, la UPR reporta la pérdida aproximada de $4,307 cada día en ahorro energético y de agua debido a la interrupción de los proyectos de mejoras permanentes en el Recinto de Río Piedras. Al día de hoy, esta pérdida en ahorros asciende a $215,357.

Por su parte, Fernando Pla, director de la Oficina de Desarrollo Físico e Infraestructura de la UPR, el proyecto más urgente es la planta de enfriamiento de agua helada en el Recinto de Río Piedras, que abastece los 32 edificios del campus, cuyas torres no se han instalado debido al conflicto huelgario. “La llegada de los equipos coincidió con el paro estudiantil, por lo que las torres se están almacenando en contenedores en el recinto, a un costo diario de $1,700 para la UPR”, destacó Pla. Los gastos generados por el atraso de este proyecto ascienden a $57,800. Otros de los proyectos afectados en el recinto riopedrense son las mejoras a la azotea de la Biblioteca José M. Lázaro, que le ha costado a la UPR $48,568 en gastos adicionales durante el paro.

Loading...
Revisa el siguiente artículo