Oscar López disfruta su libertad

El exprisionero político recibió ayer el calor de su patria y de toda la gente que soñó por 35 años verlo salir de prisión.

Por Metro Puerto Rico

Por: Lyanne Melendez y Ronald Avila

En sus primeras expresiones en libertad, Oscar López Rivera, quien es ahora el exprisionero político que más tiempo permaneció tras las rejas en América, expuso su pasado y admitió que casi 36 años después encontró a Puerto Rico peor de lo que esperaba.

Rodeado de amigos y familiares, López Rivera hizo un repaso sobre su experiencia en las cárceles estadounidenses donde permaneció 35 años recluso, 12 de ellos en confinamiento solitario. “Viví 35 años, 8 meses, y unos días preso. Nunca gocé de un sentido de seguridad por parte de los carceleros”, dijo López Rivera que a modo de ejemplo mencionó que en 1994 llegó a una cárcel en Colorado donde por 58 días lo despertaban cada media hora. “Yo le pregunto a una persona que haya pasado tres o cuatro días sin dormir lo tortuoso o lo duro, difícil, que es vivir bajo esas condiciones”, expuso el ex preso político. Por otra parte, habló sobre las razones para rechazar el ofrecimiento de indulto condicional que en 1999 le hizo el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Detalló que se negó por principios y solidaridad con otros dos compañeros que quedarían en prisión.

Ayer, López Rivera salió en libertad después de pasar tres décadas encerrado al ser sentenciado por conspiración sediciosa ante vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). El pasado 17 de enero recibió una conmutación de Barack Obama.

No obstante, tras casi 36 años, indicó que encontró a Puerto Rico peor de lo que esperaba aunque con un grado más alto de esperanza por solucionar los problemas del país. “Me encontré con un Puerto Rico en peores condiciones de lo que yo esperaba”, expresó López Rivera en el Escambrón, con el mar de fondo, alusivo al reclamo en las múltiples consignas que diversos grupos entonaron en las manifestaciones por su liberación, donde solicitaban “el mar, el mar, que Oscar pueda ver el mar”.

El puertorriqueño de 74 años abundó que “tenemos que, de todo negativo, sacar algo positivo”. Señaló que el momento histórico da paso a tener algo positivo. Hizo referencia que el gobierno de Estados Unidos, así como un juez federal dicen que “Puerto Rico es una colonia”.

Tras sus expresiones en horas de la mañana, López pasó entrada la tarde al viejo barrio de Río Piedras en San Juan, donde al compás de la bomba y la plena, nos contó que sus planes ya hace mucho están delineados: creará una fundación para descolonizar la Isla.

“Estanos bregando con una fundación que va a buscar la unidad dentro de la diáspora y dentro del País que espera que encontremos un denominador común que es la descolonización de Puerto Rico”, destacó a este medio.

Agregó que, se unirá a las voces de los trabajadores y los estudiantes, quienes han llevado a cabo varias manifestaciones en contra de las decisiones de la administración de Ricardo Rosselló.

Ya en la actividad, que se llevó a cabo en la Plaza de la Convalecencia, se dieron cita un sin número de figuras políticas, artísticas y líderes civiles.

Entre quienes participaron, estuvo la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, una de las figuras principales en la isla de la lucha por la liberación de López Rivera.

Para ella fue sumamente importante que ciudadanos de todas las ideologías políticas se unieron en reclamo de la liberación López Rivera. Como ejemplo, destacó la gesta del gobernador Rosselló, quien aunque no cree en la independencia de Puerto Rico, agradeció a Barack Obama, expresidente de Estados Unidos, cuando otorgó la conmutación de sentencia. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo