Atender pugna del estatus es una de las prioridades de Rosselló Nevares

Establecer un plebiscito fue una de las primeras diez leyes que firmó Rosselló.

Por Lyanne Meléndez

Una de las apuestas del gobernador Ricardo Rosselló durante el primer centenar de días en el cargo fue dirigir los esfuerzos para resolver el estatus político del país.

Con ese fin firmó, a un mes de su mandato, su séptima ley, que persigue la descolonización inmediata de Puerto Rico y establece la celebración de un plebiscito el próximo 11 de junio entre estadidad o independencia y libre asociación. Si bien están en discusión otras propuestas, como el Plan Tennessee y el voto presidencial, la consulta de estatus es la primera propuesta del Ejecutivo sobre este tema que se convirtió en ley.

El analista Néstor Duprey, consultado por Metro, señaló que “el gobernador ha decidido utilizar los primeros meses para impulsar una consulta, evitando así que las medidas que tome la Junta tengan algún efecto detrimental a nivel electoral”.

Cuestionó que, a la fecha, el presidente Donald Trump aún no se expresa sobre el estatus de la isla, mientras ocho senadores republicanos se expresaron en contra de la consulta. “Todos los que participan en la consulta, incluyendo al PNP, saben que la votación va a tener pocas consecuencias a nivel federal”, argumentó Duprey, mientras criticó que el mandatario dejó fuera a un sector ideológico.

En cambio, el analista Luis Dávila Colón señaló que “este es el plebiscito que más ignorancia he visto en la calle. La gente no lo ha cogido en serio, pero es el plebiscito que más importancia tiene porque tiene un aval congresional”. Aseguró que, aun cuando el secretario de Justicia, Jeff Sessions, tenga reparos con alguna de las fórmulas, “todavía el plebiscito tiene aval congresional por el dinero asignado”. Detalló que “este plebiscito va a calar bien hondo, salvo que sea un resultado trancado”.

A diferencia de Duprey, quien señaló que el Gobierno se enfocó en traer a la discusión el plebiscito, Dávila Colón argumentó que esta será una “campaña abreviada”, al estimar que el próximo lunes comenzará a intensificarse. “Cómo virar 70 años de propaganda en 50 días. No sé decir qué va a pasar. Vamos a ver qué va a hacer el electorado, porque ya el Partido Popular básicamente dejó ir el electorado”, expuso Dávila Colón.

Quedan solo días para que venza el plazo para que el Departamento de Justicia federal se exprese sobre el plebiscito, que, de recibir una respuesta afirmativa, el Gobierno de Puerto Rico puede disponer de los $2.5 millones en fondos asignados para educar sobre el estatus de la isla.

Ante la espera de la respuesta de Sessions, Rosselló elogió el trabajo de la comisionada residente, Jenniffer González, quien “ha procurado que particularmente en este asunto (estatus) se envíe una carta de funcionarios de comités para proponer que se pueda atender este asunto a Sessions, que se pueda encaminar este proceso. Así que ella ha estado trabajando de manera diligente”. El mandatario reiteró en entrevista con Metro que, de no recibirse respuesta, “el plebiscito sigue pase lo que pase”. Mientras, aunque admitió que, si en Estados Unidos se desarrolla un conflicto bélico, podría haber repercusiones en cuanto al estatus de Puerto Rico, aseguró que “si uno compra el argumento de que ahora no porque hay otro asunto más importante, entonces nunca vas a mover el asunto. Mi compromiso es moverlo”.

Aiola virella colaboró en esta historia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo