En defensa de nuestra universidad

Ayer, miles de estudiantes de todos los recintos, juntos a profesores y trabajadores dieron cátedra de lo es que es la Universidad.

En defensa de nuestra universidad

Por: Denis Márquez

Desde la radicación hasta su aprobación denunciamos el carácter colonial y dictatorial de la Junta de Control Fiscal, creada como principal agente de cobro de los grandes intereses de las ocho cuadras de Wall Street, a costa de los mejores intereses del país. Los mandatos de la Junta en su carta del 20 de diciembre 2016 han tenido una respuesta sumisa y de entrega por parte del Gobierno de Puerto Rico, quien ha comenzado a cumplir con ella al aprobar la reforma laboral y la ruta hacia la privatización de las corporaciones públicas.

En su segunda carta del 18 de enero del 2017 la Junta enfiló sus cañones a la Universidad de Puerto Rico exigiéndole un recorte presupuestario de $300 millones a las ya vapuleadas finanzas universitarias. La Universidad lleva años recibiendo recortes en su presupuesto, el más reciente ejemplo fue la aprobación de la ley 66 del pasado gobierno bajo el Partido Popular que congeló los ingresos de la Universidad. La falta de cursos y secciones para los estudiantes, la congelación de plazas docentes y la contratación de profesores por semestres son sólo algunos ejemplos de los golpes que recibe la UPR constantemente.

La Asociación  Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) expresó mediante una resolución que nuestro primer centro docente ha visto su presupuesto congelado, reducido y afectado en los últimos tres años por un monto de sobre $458 millones. Señalaron, además, que la reducción presupuestaria que pretende la Junta es mayor incluso que el presupuesto de ocho de sus recintos. En su documento nos plantean que a la Universidad se le adeuda más de $400 millones por parte de diversas agencias y gobierno por servicios prestados por la Universidad. De igual forma, cuestionan que un recorte presupuestario afectaría incluso los servicios de salud, culturales, sociales y deportivos que brindan los once recintos alrededor de toda la isla.

 

Desde la Cámara y el Senado, a raíz de los reclamos de la APPU, radiqué, simultáneamente con el compañero Juan Dalmau en el Senado, un proyecto de ley para crear una Comisión Especial de la Comunidad Universitaria para Auditar la Deuda de la UPR, para analizar y auditar dicha deuda y por consiguiente para tener un cuadro claro de la finanzas y fijar responsabilidades.

Ayer, miles de estudiantes de todos los recintos, juntos a profesores y trabajadores dieron cátedra de lo es que es la Universidad: un centro de ideas, de cuestionamientos, de disidencia al protestar, marchar y proponer alternativas para no sólo defender la Universidad sino para convertirla en una más justa y democrática. Mientras, otros desde posiciones privilegiadas, se dedican a minimizar y criminalizar la acción universitaria siendo portavoces de la violencia institucional. La mejor respuesta la dio una estudiante frente al Capitolio que portaba un letrero que expresaba: “Violentos son los que provocan la desigualdad social. No los que luchan contra ella”.