Cinco recintos de la UPR amanecen en paro

Por el momento, los recintos de Cayey, Ponce, Mayagüez, Arecibo y Bayamón detuvieron sus labores.

Por Inter News Services
Cinco recintos de la UPR amanecen en paro

Cinco de los 11 recintos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) amanecieron en paro como una manera de protestar por los recortes presupuestarios propuestos por la junta de control fiscal, y se espera que esta tarde pueda sumarse al movimiento en recinto de Río Piedras, que tiene programada una asamblea general de estudiantes para la mañana de hoy.

Por el momento, los recintos de Cayey, Ponce, Mayagüez, Arecibo y Bayamón detuvieron sus labores.

En Cayey se ha decretado un “estado de emergencia académica” hasta el 28 de febrero, día en que se celebrará una nueva asamblea para determinar el porvenir del recinto cayeyano. Con siete días de suspensión de clases, los estudiantes quieren enviar un mensaje al pueblo de que es hora de pensar en propuestas para la Universidad.

“Mi Universidad está abierta; aunque estos siete días habremos cerrado los salones de clases, hemos abierto las mentes de más de cuatro mil profesionales que quieren y pueden llevarle soluciones al país”, enfatizó el presidente del Consejo General de Estudiantes, Danilo Trinidad Pérez Rivera.

Entre las propuestas que se piensa implementar durante la semana se encuentra habilitar una de las residencias que hoy se encuentran en desuso para propósito de la comunidad universitaria. “Así que los estudiantes están cerrando el recinto, pero entendiendo que la Universidad los necesita”, señaló el dirigente.

“Es una manera distinta de hacer protesta, no es cerrar el recinto por cerrarlo, es cerrarlo para abrir una nueva universidad”, añadió Pérez Rivera.

La presidenta interina de la UPR, Nívea Fernández, reveló ayer que, entre recortes y posibles aumentos de ingresos, han logrado 150 de los 300 millones de dólares que la junta de control fiscal pidió en el ajuste presupuestario universitario.

Al respecto, Pérez Rivera señaló que ya la estabilidad de la institución está en juego.

“Con una recomendación de un recorte de 300 millones, no habría estabilidad institucional alguna que se salvaguarde. Aunque en Cayey nuestra institución está abierta, emplazo a la presidenta a que cuente con los 60 mil estudiantes de la institución, quiénes aunque cierren los portones, siempre tendrán su mente abierta y fresca para transformar a la Universidad para bien”, apuntó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo