Adelanta borrador con recortes para un solo año

La presidenta interina de la institución aseguró que ya está en manos de la Junta de Gobierno el borrador de un plan de recortes que, según ella, solo toma en cuenta un año fiscal.

Por David Cordero
Adelanta borrador con recortes para un solo año

La presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Nivia Fernández Hernández, reiteró ayer que un recorte de $300 millones a la institución universitaria dejaría inoperante al sistema e “implicaría derrotar las premisas de no despidos y oportunidades de educación para todos”.

Fernández indicó que ya está en manos de la Junta de Gobierno un borrador del plan estratégico que alcanzaría los $112 millones. A eso habría que sumar la propuesta de la Junta de establecer un costo de matrícula ajustada al ingreso familiar y otros proyectos para allegar fondos, lo que permitiría alcanzar un estimado de $150 millones en recortes al presupuesto de la UPR en el año fiscal 2017-2018.

“Si hacemos unos ajustes que sacrifiquen la calidad de nuestros ofrecimientos, entonces seríamos algo inservible”, puntualizó la presidenta interina. “Ningún ajuste que vayamos a hacer puede sacrificar la calidad de estos ofrecimientos que son nuestra ventana al mundo”, reiteró.

De acuerdo con información de la Oficina de Prensa de la Administración Central de la UPR, se solicitó a la UPR un plan de recortes de $300 millones a dos años, es decir, $150 millones para el año fiscal el 2017-2018 y $150 millones para el 2018-2019. Sin embargo, en el borrador que será presentado al Gobierno solo está contemplado el recorte para el primer año.

“Yo confío dentro de un año tener una Universidad que nadie aquí conozca, porque va a estar tan fortalecida y tan diferenciada que ahí mismo nos volveremos a sentar”, planteó Fernández, refiriéndose a la posibilidad de evitar el recorte de más fondos en el próximo año fiscal.

Así las cosas, Fernández se alejó de la visión del cierre de unidades y recalcó en su visión de la UPR  “con sus 11 recintos bien potenciados”.

“El Departamento de Educación Federal recalca que “la ley —Higher Education Act— es muy clara: si por cualquier motivo, excepto un periodo programado de vacaciones o una catástrofe natural, una institución deja de ofrecer programas educativos —como en casos de paro o cierre— esa institución deja de cumplir con los requisitos para participar en programas de ayuda federal a estudiantes”, dijo posteriormente Fernández en referencia a los paros que gestan distintos recintos.

La Middle States Commission on Higher Education ha reiterado que eventos que resulten en cierre de los recintos y unidades daría lugar a la pérdida de elegibilidad de ayudas federales, agregó.

“En este contexto, hacemos un llamado a todos los sectores de la comunidad universitaria a explorar alternativas diferentes de solución a los problemas que confrontamos al presente.  Les exhortamos a reunirse en sus unidades a exponer sus ideas positivas en el marco de una universidad abierta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo