Tradición boricua comer lechón en Guavate

Para muchos, llegar hasta la capital del lechón en temporada navideña es una tradición familiar.

Por Javier López
Tradición boricua comer lechón en Guavate

La noche buena es sinónimo de compartir familiar. Fiestas, parrandas, arroz con gandules y el tradicional lechón. Muchas familias deciden adentrarse a la isla a comer el plato típico navideño en la capital del lechón, Guavate.

 

El reconocido lugar, se caracteriza por sus múltiples lechoneras y su ambiente familiar. Tal es así, que personas de toda la isla llegan para compartir, comer y celebrar la tradición navideña puertorriqueña.

 

Ese es el caso de la familia Rivera Torres y su matriarca Eva Ivania, quienes llegaron desde Arroyo, ya que para ellos es una tradición ir a Guavate y comer lechón. “Nosotros somos del área sur. Esto allá no se da, pero acá es otra experiencia. La pasamos súper bien”.

 

Para Eva Ivania la tradición no solo es viajar hasta la capital del lechón a comer, sino también para llevarse la cabeza del animal y prepararlo con arroz con gandules para toda su familia.

 

Pero el lechón no se prepara solo. Para Aida Rivera, dueña de “El Nuevo Rancho”, su jornada comienza temprano en la madrugada para comenzar a atender a los clientes. “Estamos levantados desde las 4 de la mañana vendiendo lechón corridito”. Rivera, califica las ventas de este año como normal, comparado con años anteriores.

 

Por otra parte, en la lechonera “Los Pinos”, Erlica Rodríguez cuenta que el día fue fluido, sin ningún tipo de incidentes, y explicó que lo más que se ha vendido es el lechón, el arroz con gandules y la morcilla. Además, Rodríguez compara diferente este año con temporadas anteriores.

 

“Hace 10 años atrás, para esta época, vendíamos sobre 50 lechones. Ahora apenas se venden 15”.

 

Rodríguez, quien se encontraba preparando un cochinillo relleno de arroz con gandules para servir a 30 personas, agregó que la recesión económica, al igual que la disminución en la población boricua, son factores para que se vea una baja en la venta de lechón en el negocio.

 

Por otro lado, Carlos Veguilla, quien fue nacido y criado en Guavate, escogió regalar sonrisas a los allí presentes de otra manera, vistiéndose de Santa Claus. “Lo hago por diversión. Por ver los rostros alegres de todo el mundo. Yo lo que vendo es alegría y lo hago sin ningún interés”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo