Dando y Dando: para reciprocar amor, compasión y esperanza

Imagina llegar a un semáforo y que un exdeambulante te reciba con una sorpresa muy especial. De seguro nunca olvidarás que todos merecen una segunda oportunidad.

Por Lynet Santiago Túa
Dando y Dando: para reciprocar amor, compasión y esperanza

Para muchos, la época festiva es sinónimo de compartir y celebrar junto con nuestros seres queridos. Pero no todos tienen esa bendición, especialmente aquellos que no tienen hogar o que por diversas circunstancias en sus vidas no cuentan con el calor de una familia.

Es por esto que varios residentes del albergue El Paraíso, en Santurce, en colaboración con el Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR) y KIS Digital, esta Navidad llevarán un mensaje de concienciación sobre la importancia de apoyar a las personas sin hogar.

A través de la iniciativa Dando y Dando, los participantes del albergue tomaron un taller de arte en el MAPR y diseñaron unas coloridas tarjetas navideñas que regalarán durante tres días en varios semáforos en Santurce para que así conozcan sus historias de superación.

Valerie Guzmán, hija de Elsie Solano, fundadora del albergue El Paraíso, explicó que actualmente atiende a 26 hombres, de los cuales muchos llegaron por problemas económicos y depresión, no por problemas de adicción a drogas.

“Con nuestra ayuda hemos logrado que muchas personas puedan cumplir sus metas, terminar estudios (chef, plomería, electricista), graduarse y conseguir empleo. En otros casos también logran obtener una vivienda”, destacó Guzmán, directora del albergue El Paraíso.

La idea de este esfuerzo surgió porque “estamos bien conscientes de la problemática de las personas sin hogar en San Juan y pensamos que sería chévere que, en vez de darles algo, ellos te dieran algo a ti. No queremos que les den dinero ni donativos, sino que mejor les den a cambio un saludo, se aprendan sus nombres y les devuelvan la dignidad. Eso vale mucho para ellos y lo aprendimos en el proceso”, expuso Carlos Rubín, director creativo de KIS.

“Estas personas en un momento dado tuvieron de todo: casa, trabajo y familia. Pero la vida da vueltas y la han pasado duro. Ninguna persona debe perder la fe. Hay que vivir un día a la vez. A veces las cosas no están bien y te falla la salud o el dinero; pero luego la rueda vuelve a ponerte arriba”, reflexionó.

Para la educadora del MAPR, Odalis Gómez Báez —quien les ofreció un recorrido guiado por el museo y enseñó diversas técnicas utilizando pintura acrílica y pasteles al óleo—, la experiencia fue una enriquecedora.

“El museo y el arte son experiencias humanas que tocan la fibra de cada persona, se crea una conexión no importa de dónde vengas. Trabajar con estas personas ha sido enriquecedor para todos, nos ha tocado muy profundo”, consideró Yezenia Álvarez, gerente de relaciones públicas del MAPR.

A continuación presentamos tres perfiles de los residentes del albergue que han logrado encaminar sus vidas y terminar estudios gracias al apoyo de El Paraíso.

Noel Rafael Robles Cruz, de 37 años, alias Bimbo   

Noel cumplió casi 13 años en una prisión federal por violación a Ley de Sustancias Controladas y Ley de Armas. Por orden, no puede vivir con su familia. Lleva viviendo en el hogar alrededor de cuatro meses.

Se graduó de técnico de cocina del Instituto de Banca, pero quiere seguir estudiando. Lo que más le gusta son los mariscos.

“En la prisión hacíamos muchos dibujos en las sábanas. Me gusta dibujar paisajes. Yo nunca había entrado a un museo y pensaba que las obras eran réplicas”.

Mensaje en su tarjeta navideña: “El árbol significa que aún sigue vivo el espíritu de la Navidad”.

¿Qué significa para ti la Navidad?

“Los primeros años que uno está confinado son los más dolorosos. En la prisión es que uno aprende quiénes son las personas que te quieren y quiénes son tus amigos. Navidad es el momento para compartir con la familia”.

¿Qué regalo pediría en Navidad?

“Compartir con mi hijo. (Su hijo de 14 años está en un hogar porque fue removido del hogar de su madre)”.

 Jonathan Reyes Samot, de 34 años, alias Jack

Cumplió  cuatro años y medio en prisión por narcotráfico.  Lleva viviendo en el albergue tres meses. Tiene un hijo de dos años.

“Estuve bregando en la calle como 15 años y me cogieron. Estuve trancado y luego salí. Mi familia me visitaba en prisión, pero a veces me sentía solo porque quería compartir con ellos, y no es lo mismo cuando estás trancado”.

“Me siento bien aquí. Comparto con todo el mundo. El albergue es una gran familia.  Mis metas son seguir adelante por mi hijo. La calle en verdad no deja nada: o preso o muerto. Y estar preso es estar muerto. Cuando caes preso, todo el mundo se olvida de ti”.

“En la cárcel aprendí que encerrarse uno mismo no la hace. No confiaba en nadie y no tenía ni novia para que no le fuera a pasar nada. En la calle hice de todo”.

Mensaje en su tarjeta navideña: “Para esos que no puedan tener un árbol de Navidad ni ver la nieve, lo pueden lograr con este dibujo”.

¿Qué significa para ti la Navidad?

“Para mí significa compartir con tus seres queridos, y en verdad no digo mucho, porque de eso no sé.  La Navidad es para todo el mundo. Hay personas que están en la calle y se desaniman porque ven a otras personas compartiendo con sus familiares. Y ellos no pueden y se sienten mal”.

¿Qué regalo pediría en Navidad?

“Tener mis cosas y compartir con mi hijo es lo que siempre he anhelado. Soy secretario y me gradué de chef de MBTI.  Si no consigo trabajo, me gustaría seguir estudiando”.

David Rodríguez, de 62 años, alias Cuba

Estudió educación y tiene un Bachillerato en Artes. Era maestro. Cuando llegó a Puerto Rico (1990), trabajaba en un restaurante en Santurce como cocinero y perdió el trabajo cuando el restaurante cerró operaciones.

Hace poco más de un año reside en el albergue.

“Me quedé en la calle cuando perdí el trabajo y no tengo familia en Puerto Rico”.

Mensaje en su tarjeta navideña: Representa la paz y la unidad que debe reinar en todo el mundo.

¿Qué significa para ti la Navidad?

“La Navidad es tiempo de reflexión, de unión familiar, de paz y de sacar lo mejor de nosotros para dar. Es un buen momento para dar lo mejor de nosotros como seres humanos”.

¿Qué regalo pediría en Navidad?

“Soy maestro y me gusta escribir. Si me van a regalar algo, pediría aunque sea una computadora pequeña para poder escribir. Soy compositor también y a veces me llegan pensamientos, ideas y canciones que uno necesita escribir de inmediato y me veo limitado porque no tengo computadora”.

“Estoy haciendo los trámites para regresar a mi país, pero no tengo el pasaporte. A mi edad, quisiera regresar con mi familia, porque tengo a mi hijo allá y a mi nieta, y no he podido compartir con ellos”.

“Mi familia no puede entender que no he podido hacer los trámites porque no tengo trabajo. Pero tengo confianza en que pronto podré conseguir lo que necesito. Tengo muchas amistades, pero estar aquí no es una posición muy cómoda”.

“El árbol en mi tarjeta significa la unión de la familia, porque, aunque somos bien diferentes, hay algo que nos une. Tiene que haber un tiempo para uniros y reflexionar en familia.  Navidad es tiempo de reunión familiar”.

Conoce las ubicaciones en los que podrás recibir las tarjetas de Navidad en la página web dandoydandopr.com. Así que esta vez baja el cristal y recibe un regalo del corazón.

Loading...
Revisa el siguiente artículo