Cortes ajustan manejo casos de los viejos

Cada día aumenta la población de mayor edad en la Isla y con ello los casos que se atienden en los tribunales por situaciones que enfrenta esta población.

Por Karixia Ortiz
Cortes ajustan manejo casos de los viejos

En los pasillos fríos y concurridos de la sala de investigaciones del Centro Judicial de San Juan aguardaba por su encuentro con el juez don Cristóbal Rodríguez para resolver la situación que trastocó su derecho a vivir en bienestar.

Cristóbal, un señor de 87 años, con una voz clara y pausada comentó con tranquilidad que ese día continuaba el proceso para culminar con lo que lo llevó hasta allí. Su mirada y gestualidades proyectaban la tranquilidad de haber sido atendido y valorado en medio de lo que le aquejaba.

“Todo ha sido para bien”, comentó don Cristóbal.

Una situación familiar, que no pudo ser revelada, llevó a don Cristóbal y a su hijo Hernán Rodríguez a solicitar ayuda que ofrece el nuevo Programa de Asistencia en los Tribunales de la Oficina de la Procuradora de los Pacientes de Edad Avanzada (OPPEA).

“Las personas de edad avanzada son una población que está creciendo más y más, y necesitan este tipo de personal para cuando se den estas situaciones”, sostuvo Hernán, quien precisó que en “un tiempo razonable” han logrado lidiar con el problema de su padre.

Al igual que don Cristóbal, durante ese jueves otros ocho casos de envejecientes serían atendidos en el Centro Judicial de San Juan.

“Es importante recibir ayudas de estas organizaciones para darnos este respaldo. No solo que se quede en el tribunal, sino también que vaya a la parte social que es tan importante y a la parte de los méritos del caso para saber qué alternativas hay para resolver este caso. Estoy bien contento y entiendo que hace falta y más, por todos los ancianos”, manifestó el hijo de don Cristóbal.

Este es un ejemplo de la realidad en Puerto Rico, en donde la población de edad avanzada crece y las proyecciones apuntan a que se mantendrá esa tendencia. Muchas de estas personas en vulnerabilidad se enfrentan a situaciones que atentan contra su seguridad, su integridad y su bienestar.

El Censo de 2010 estimó en 760,075 las personas de más de 60 años en la Isla. Pero, para el año 2050 se estima que esta población represente el 39 % de la población, es decir, 1.4 millones en una base de 3.6 millones de habitantes.

Según la coordinadora general del Programa de Protección y Defensa de la OPPEA, Catherine Colón Díaz, esta realidad poblacional implica que serán más los envejecientes los que serán víctimas de algún maltrato o de evento que interfiera con su estabilidad.

De hecho, desde el año 2010 hasta agosto de 2016 se contabilizaron un total de 55,887 querellas de maltrato y delitos contra personas de edad avanzada.

“Los casos más frecuentes que tenemos son la negligencia. Sabemos que estas personas tienen hijos, que hay situaciones particulares actual en Puerto Rico y muchos de estos hijos o familiares abandonan el País y los están dejando desprovistos, los abandonan en sus casas. De igual manera, los están dejando abandonados en los hospitales, los llevan por una situación y luego no hay a quién localizar cuando son dados de alta. Está también la explotación financiera, que está en incremento porque sabemos que estos hijos o familiares han entrado al desempleo o han perdido sus trabajos, dependen de papá o mamá, de este viejito o viejita, y ellos se quedan desprovistos de cubrir sus necesidades por dárselas a los hijos”, explicó Colón Díaz.

Los municipios con más de estos casos son San Juan y Bayamón. Según datos de la OPPEA, en el tribunal de la capital hubo 405 citaciones y 195 en Bayamón.

Colón Díaz enfatizó que “sí se consideran (números) altos”. Estás cifras pudieran ser más dramáticas pues la OPPEA solo atiende las situaciones que les llegan por parte de un familiar, allegado o por el mismo afectado. “No todo llega porque para nosotros salir y manejarlo, nos tiene que llegar una situación”, precisó.

Desde octubre la OPPEA inició el Proyecto Piloto de Asistencia en los Tribunales por parte de la Oficina de la Procuradora de las Personas de Edad Avanzada en los Tribunales de Primera Instancia de San Juan y Bayamón. No se descarta que se extienda la asistencia a más tribunales en la Isla.

“El alto volumen de las citaciones de los tribunales llevó a crear este programa para ayudar a satisfacer más rápido estas situaciones que confrontan las personas de edad avanzada”, dijo Colón Díaz quien destacó que muchos de los casos se resuelven el mismo día.

El proyecto contempla que los martes y jueves haya personal destacado en los tribunales, conocido como persona enlace y recursos para visitas. Estos funcionarios canalizan las ayudas de emergencia con las distintas agencias y ayudas del Gobierno, y recopilan la información de la investigación para ahorrar tiempo y solucionar los casos judiciales con efectividad.

Loading...
Revisa el siguiente artículo