Impulsa el desarrollo cognitivo de tus niños

El arte, la música, el deporte, la lectura, entre otras dinámica potencia la inteligencia de los infantes.

Por Karixia Ortiz
Impulsa el desarrollo cognitivo de tus niños

A pesar de que los infantes se exponen desde tempranas edades al uso de la tecnología, no pueden ser estos artefactos los que los introduzcan al mundo del conocimiento para lograr éxito en el futuro.

Las relaciones sociales, como la interacción y el lenguaje, son la base para iniciar un proceso de desarrollo. No obstante, en la etapa temprana de la niñez, de cero a seis años, es importante la experiencia con la música, la pintura, el baile y los deportes para motivar la experiencia del logro.

La profesora del Departamento de Desarrollo Humano en la Escuela de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas, Annie Alonso, recomendó estimular a los niños y niñas desde que nacen con cánticos y con el diálogo claro. Además, en los primeros años de vida indicó que el amamantarlos es fundamental para provocar sus sentidos y establecer la identificación de las personas.

“A veces creemos que los niños son adultos pequeñitos y hacemos las cosas automáticamente. A los niños todo el tiempo hay que estar hablándoles. Esto crea una motivación e interés por aprender”, explicó la académica, al tiempo que enfatizó que a los niños hay que prestarles mucha atención.

Sobre los aparatos tecnológicos a los que en la actualidad se exponen los menores temprano en su vida, Alonso destacó que, si bien son herramientas que ayudan a la educación, “no pueden sustituir la interacción”.

“A veces los padres los usan para entretenerlos, pero es bien importante que los niños tengan una vinculación social. Creo que son muy buenas herramientas, pero no puedes dejarle al niño un instrumento tecnológico para que sea el que le enseñe todo, porque nosotros no vivimos metidos en una app. Vivimos en la calle con otras personas”, precisó.

Entre las actividades diversas que pueden realizar los niños, Alonso puntualizó la importancia de ajustar el juguete, el ejercicio o la tarea según sus destrezas y necesidades para que el menor no se frustre y no se sienta como fracasado. Pero destacó que también la dificultad debe ir en un aumento paulatino porque el reto es importante.

“Por ejemplo, si al niño lo pones a pintar y tiene problemas motores, las crayolas deben ser grandes; las imágenes deben ser amplias para que pueda ser exitoso. Y ese éxito lo mantiene motivado para continuar explorando y aprendiendo. Siendo bueno en un área, piensa que puede ser bueno en otra, y eso le ayuda, le motiva a continuar en el proceso de aprender”, detalló.

Alonso recomendó a los padres involucrar a los infantes en actividades dinámicas, pero recomendó no forzarlos si el niño pierde interés. Al contrario, la profesora recomienda insistir en explorar alternativas  hasta que el niño o niña encuentre en qué es bueno.

Loading...
Revisa el siguiente artículo