Wanda Vázquez buscará la credibilidad del DJ

La actual procuradora de las mujeres tendrá una nueva encomienda en el Departamento de Justicia si es confirmada por el Senado. Entre sus prioridades, que comentó en primicia a Metro, están el retomar casos importantes y mejorar la tecnología en la agencia, aun cuando tenga que realizar recortes presupuestarios. No obstante, afirmó que seguirá con su agenda para lograr mayor equidad en el país y defender los derechos de las mujeres.

Por Karixia Ortiz
Wanda Vázquez buscará la credibilidad del DJ

Cuando se dio a conocer el nombramiento de usted para ser secretaria del Departamento de Justicia, hubo muchas voces que le reconocieron su labor como fiscal y su carrera. ¿Cómo se siente con esas buenas valoraciones que le hicieron?

—Me siento bien contenta, me siento bien honrada. Con humildad uno tiene que decirlo, porque a nadie le gusta hablar de uno mismo. Me siento muy contenta tanto por las reacciones del Departamento de Justicia como las de la Oficina de la Procuradora y los trabajos en los que he tenido que desarrollarme durante la trayectoria profesional. De verdad que me siento bien honrada y me dio muy buen sentimiento ver las reacciones de las personas.

¿Se esperaba que fuera considerada para esa posición?

—Yo estaba realizando mis labores aquí en la Oficina de la Procuradora. Estaba muy cómoda aquí, muy a gusto. Pero, obviamente, ante la pregunta de la disposición para desempeñarme como secretaria de Justicia, era una decisión bastante difícil, porque mi trabajo en el Departamento de Justicia me apasiona, me encanta. Así que es como regresar a casa. Estuve mucho tiempo trabajando en Justicia. Así que me siento muy cómoda con eso.

¿Cuáles fueron los elementos que cree fueron considerados para que fuera usted la seleccionada para ser secretaria del Departamento de Justicia (DJ), mas aún cuando es un puesto que suelen ocupar hombres?
—Puedo decir que, probablemente, y según me manifestó el señor gobernador electo, los criterios que tomó en consideración fueron la experiencia en el DJ, el conocimiento del andamiaje, la estructura y los diferentes componentes. Quizás el trabajo que había realizado en la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OPM) y, sobre todo, ese desempeño que tuve esos 23 años en el Departamento de Justicia lo que pudo tener mayor peso en la decisión.

Contrario a estas consideraciones, hubo expresiones de organizaciones feministas que sintieron incomodidad al señalar que, bajo su mandato, la OPM no atendió o no asignó fondos para las organizaciones. ¿Coincide con sus posturas? ¿Qué opinión merecen esas reacciones?

—Como designada secretaria de Justicia, les voy a respetar su derecho a la libre expresión. Obviamente, no estoy de acuerdo, porque son producto del desconocimiento del funcionamiento de la agencia, el desconocimiento o el aislamiento de una realidad que vive Puerto Rico, que es una crisis fiscal, y a veces es una situación en la que no se quiere aceptar la situación económica que tiene Puerto Rico. Algunas de las alegaciones se refieren al pago por reembolso a las organizaciones. Esa no es una determinación de Wanda Vázquez, esa es una determinación producto de una asignación de alto riesgo que hizo el Departamento de Justicia federal al Departamento de Justicia de Puerto Rico. A pesar del poco dinero que se nos asignó, lo pudimos distribuir entre todas las organizaciones sin fines de lucro. Lo que tratamos dentro de las asignaciones fue preservar los servicios para las víctimas, que, para mí, es lo más importante.

¿Cuáles han sido los grandes logros dentro de sus años como procuradora de las mujeres?

—Que ha abierto las puertas a todas las mujeres en Puerto Rico. Que es una agencia que pretendió representar a todas las mujeres en su diversidad. A todas las mujeres blancas, negras, ricas, pobres, no importa orientación sexual o estado civil o creencias religiosas. Yo quería una oficina que representara a todas las mujeres, y que cualquier mujer que tuviera una situación que entendiera que le estaban siendo violentados sus derechos viera en esta oficina una oportunidad para resarcir su situación de victimización, ya sea de violación de derechos o en el delito más terrible que se pueda cometer contra la mujer, que es la violencia. Aparte de eso, añado que uno de los grandes logros ha sido la reducción de la violencia doméstica. El que desconoce cómo se ha trabajado, pues probablemente pueda hacer comentarios producto de ese desconocimiento. Nosotros hemos estrechado relaciones con el Departamento de la Policía con la unidades especializadas. Con el Departamento de Justicia, fiscales adiestrados y en la Administración de Tribunales con salas especializadas en violencia doméstica. Hay 12 trabajadoras sociales destacadas en las comandancias. También fomentamos la intercesoras legales. Todo eso, más el incremento en la publicidad con la ayuda de los medios. ¿Cuál fue el resultado? Que por primera vez en la historia de Puerto Rico tenemos los índices más bajos por violencia doméstica e incidentes reportados en la Policía. La mujer está empoderada: sabe ahora qué hacer, a dónde puede ir, que se puede salir de los círculos de violencia, que hay alternativas. 

¿Cómo ha incidido la gestión de la oficina en otros ámbitos?

—Cuando hablamos de tener grandes adelantos en la lucha de las mujeres, tenemos que verlo en el aspecto macro. Obviamente, hablamos de la violencia doméstica porque es el ataque más terrible porque va contra la vida. Pero hemos tenido adelantos con derechos que tienen que ver con la maternidad, con la lactancia, cómo hemos creado conciencia en las empresas privadas y en las agencias gubernamentales sobre el derechos de lactancia de las mujeres. Hemos trabajado para mejorar el aspecto socioeconómico de las mujeres y los accesos a los recursos y oportunidades en aspectos económicos. En la lucha por la equidad continuamos unos trabajos con el Departamento de Educación para la inserción de currículos que integraran la equidad de género. Tuvimos reuniones con profesionales. Eso trabajos se iniciaron durante el 2014 y, entonces, de momento perdimos contacto con los trabajos que se estaban realizando y sale la carta circular. Pero, más allá de la carta circular, lo que tengo que dar énfasis es en los currículos de la equidad de género. Se trabajaron con esos currículos; el DE nos envió los modelos; hicimos unos señalamientos, y, cuando los devolvimos, no supimos nada más. Sometimos un requerimiento so pena de multa al DE para que me dieran los currículos y nosotros saber en qué estatus estaban, cuáles son, cómo quedamos y todavía no los hemos recibido. Así que se iniciaron esos trabajos, pero en algún momento se perdió la comunicación, a pesar de que hicimos las gestiones. No hemos visto el producto de esas gestiones.

¿A qué se debió esa incomunicación?

—No sabría decir. Esa respuesta la debe dar el secretario de Educación. Solo supe de la carta circular. Quién la preparó y de dónde salió lo debería saber el secretario.

¿Quién debe sustituirla en la OPM?

—Le puedo decir al señor gobernador que la persona debe ser una mujer comprometida con la lucha de las mujeres, que tenga la apertura para que esta oficina siga siendo para todas las mujeres. Que no se discrimine. Que sea una persona accesible a los medios. Que responda a las políticas públicas.

¿Considera que esta oficina deba ser fusionada o eliminada? ¿Qué planteamientos le haría al gobernador electo en caso de que esté en riesgo?

—De ninguna manera debe ser eliminada. Lo luché en tres ocasiones. Las tres veces los combatí. Esto es un organismo indispensable en el adelanto de los derechos de las mujeres. Entiendo que es una oficina que debe permanecer.

¿Deja algún proyecto inconcluso que quiera delegar a la persona que la sustituya en la OPM?

—A la procuradora designada es que continúe los esfuerzos de igual paga por igual trabajo. Que eso siga siendo una de las prioridades de esta oficina, que las mujeres no sigan ganando $15 o $20 menos que los hombres, que sea equitativo la remuneración en el trabajo.

De ser confirmada, ¿qué filosofías del actual secretario (César Miranda) implementaría o cuáles descartaría?
—Es bien importante yo llegar al Departamento y ver en la transición en qué estatus está el Departamento, cuáles son sus políticas públicas, cuáles son sus prioridades. En ese momento estaría en una mejor posición de ver, el analizar esas políticas que ha tenido. Sí me agradan mucho las políticas de equidad de género, pues ha habido una gran educación a todos los fiscales y funcionarios del Departamento de Justicia.

¿Qué opinión tiene con relación a la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente (OPFEI)?
—Mi política pública dentro del DJ será una de cero tolerancia a la corrupción. El pueblo no quiere a más empleados ni funcionarios corruptos. La corrupción le ha costado a Puerto Rico millones de dólares y vergüenza pública. Una de las funciones que quiero es levantar nuevamente esa credibilidad en el Departamento, que tiene extraordinarios funcionarios, fiscales y procuradores para que se procesen los casos según lleguen. Nuestra relación con el FEI será estrecha.
En febrero se acaba la moratoria en los litigios. ¿Cómo entrará a ser parte de los trabajos como parte del grupo asesor del Gobierno?
—Es una realidad que la Junta está y que viene con un propósito establecido en la Ley PROMESA. Así que el DJ va a cumplir con esas disposiciones y con el plan de trabajo del doctor Rosselló en términos del cumplimiento. Necesitamos cumplir para salir de la crisis. Si no hacemos los ajustes necesarios y no cumplimos con la ley, no vamos a salir nunca.

En caso de que en las gestiones de cumplimiento con el plan de gobierno se limiten o que planteen leyes o medidas conservadoras en torno al cannabis medicinal, aspectos de equidad de género o lo relacionado con la comunidad lesbiana, gay, bisexual o transgénero (LGBT), ¿cómo reaccionaría?

—Lo que te puedo decir es que el pueblo de Puerto Rico puede estar tranquilo porque el DJ bajo mi dirección jamás violará derechos de nadie, le vamos a garantizar los derechos. La dama de la justicia tiene una venda en los ojos para no ver raza, color, identidad, orientación, así que se garantizarán los derechos de acuerdo a las leyes y la jurisprudencia.

¿Reformará aspectos que se han señalado en los procesos del recogido de pruebas en escenas criminales, tomando de ejemplo lo revelado en el caso Lorenzo?
—Creo que es un caso donde no hay satisfacción ninguna, independientemente del proceso. Tengo entendido que hay un comité analizando el caso. Una vez yo entre al Departamento, una de las prioridades es ponerme al día en cuáles son las investigaciones y cuál es su estatus. Entre esas está Lorenzo y otras que también son importantes, de las cuales quiero tener un resultado, que haya transparencia y ver dónde están. Una de las prioridades es la modernización, la tecnología para que la gente pueda tener acceso a estas informaciones.

En términos administrativos, si le dijeran que hay que recortar del presupuesto, ¿dónde haría recortes y cuáles serían sus prioridades?
—Es una realidad que no podemos desligar. Hay que hacer recortes. Esa es la información que nos han dado. Pero el recurso humano es bien importante y valioso.

¿Cree que vaya a tener algún tropiezo o que surja algún señalamiento que le impida ser confirmada?

—Me voy a presentar ante los senadores para responder las preguntas que ellos tengan. Siempre acostumbro visitarlos para que, de una manera deferente, si ellos en privado me quieran hacer una pregunta, lo hagan. Mi historial y trayectoria en el Gobierno está ahí al descubierto. Fui dos veces a confirmación como procuradora; muchos de ellos ya saben quién soy. Estaremos disponibles para contestar las preguntas.

Aunque ahora está nominada como secretaria de Justicia, ¿en el futuro se ve en otra rama de gobierno?
—Me veía en la OPM hasta el 2021. Uno sabe de hoy, no sabe de mañana. Pero, sobre si tengo una aspiración a otra rama de gobierno o a otra posición, no la tengo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo