Fiscales se negaron a procesar acusados con testigos “engrasados” por fiscal de distrito

La situación afecta la imagen de pulcritud que deben tener los procedimientos de acusación criminal.

Por Inter News Services
Fiscales se negaron a procesar acusados con testigos “engrasados” por fiscal de distrito

Por Obed Betancourt

San Juan, 4 dic (INS).- Una fiscal del distrito de Bayamón se negó a procesar al hoy convicto de asesinato Jesús de la Torre porque la testigo principal contra el acusado ya había sido “engrasada” por la propia fiscalía, surge de una carta enviada este pasado viernes al secretario de Justicia César Miranda, en la que pide que no se continúe protegiendo “a fiscales corruptos”.

La descabellada situación que afecta la imagen de pulcritud que deben tener los procedimientos de acusación criminal involucran al propio Secretario, a la fiscalía de Bayamón y hasta a la fiscal Wilda Nin Pacheco, a quien en varias ocasiones se le ha atribuido acusar selectivamente, específicamente a funcionarios del Partido Nuevo Progresista (PNP).

La barroca situación, que nuevamente salió a flote, llevaba sumergida cerca de dos años, cuando reportajes investigativos de la agencia Inter News Service (INS) revelaron las graves dudas que había en torno a la convicción por jurado de De la Torre y la incapacidad policíaca para investigar a una persona identificada como el verdadero asesino.

A esta situación se le unió la posición recalcitrante de la fiscalía de Bayamón y la animosidad que despertó en el gobierno la militancia de la defensa y de David Sierra Garced,  empleador de De la Torre, que incluyó presentar querellas éticas contra los fiscales por varios incidentes agrios entre las partes.

La carta enviada este viernes a Miranda la suscribe el propio Sierra Garced, luego que el Secretario de Justicia descartara públicamente que la fiscal Nin Pacheco hubiese participado en la reinvestigación del caso contra De la Torre.

Sierra Garced le enumeró a Miranda una a una las instancias en que Nin Pacheco, madrina de la hija del fiscal José Virella, quien tenía en sus manos el asunto, participó del proceso.

El alegado conflicto de intereses de esta fiscal es que, como parte de la reinvestigación, se hacían denuncias sobre Virella, y ella no se recusó de recibir la información que poseía Sierra Garced sobre el caso y su compadre.

“Secretario, no oculten más la verdad, no protejan a los fiscales corruptos que pisotean y violan los derechos civiles de inocentes, ya el pueblo no aguanta más mentiras, Secretario. No niegue la participación de la fiscal Wilda Nin, no nieguen

la corrupción que existe con sus fiscales”, señaló el querellante.

De Nin Pacheco se había indicado en una declaración jurada de 2008 que solo investiga a funcionarios del PNP, como ocurrió en el año eleccionario 2008 (con el Partido Popular Democrático –PPD- en el gobierno), cuando procesó criminalmente a Xavier Romeu, José Madera y al periodista Carlos Márquez, quien se quejó de hostigamiento de parte de la fiscal. De este solo se buscaba que imputara en delitos a Romeu y Madera. Todos fueron absueltos.

En este año eleccionario 2016 (con el PPD en el gobierno), Nin Pacheco lleva dos juicios contra exfuncionarios del PNP, un caso de corrupción en la superintendencia del Capitolio, y otro por alegados delitos electorales contra otros funcionarios. A estos la Oficina del Contralor Electoral no les aplicó su ley especial, que consiste en querellas administrativas que pueden conllevar multa y la corrección del error. Los cargos criminales presentados por Nin Pacheco implican cárcel.

INS supo sin embargo que errores similares cometidos por personas identificadas con el PPD fueron resueltos administrativamente, no con un procesamiento criminal en los tribunales.

En estos momentos, Nin Pacheco está renominada en ascenso a fiscal IV. Si el Senado con mayoría del PPD no la confirma este lunes se cuelga.

Se advierte en la carta de Sierra Garced que el DJ no debe convertirse “en un cartel de fiscales corruptos” al amparo de la propia agencia.

“La Fiscal Wildan Nin sí intervino y participó en la primera re-investigación del caso de Jesús de la Torre”, se afirmó.

Sierra Garced le recordó a Miranda que se le entregó un informe el 31 de julio de 2014 con el resultado de una investigación privada en la que se proveyó el nombre del verdadero asesino y las circunstancias del asesinato y las entrevistas confidenciales que se hicieron, entre ellas alguna de un testigo directo.

En ese caso, se le recordó también a Miranda, en dos ocasiones el informe de la trabajadora socio-penal exculpa a De la Torre, según las entrevistas realizadas.

“Luego de usted haber recibido nuestro informe se comunicó con este servidor la fiscal Wilda Nin, y me citó a su oficina y comparecí el día 26 de noviembre de 2014. Allí la fiscal Nin me informó que usted le había referido nuestra comunicación. Me informó la fiscal Nin que ya había referido los documentos al hoy exfiscal de distrito José Virella. En dicha reunión la fiscal Wilda Nin me entrevistó y me solicitó información adicional”, sostiene Sierra Garced, quien desconocía el parentesco entre Nin y Virella.

En una nueva reunión con Nin, esta recibió los documentos solicitados y le hizo preguntas a Sierra Garced y a los dos investigadores que le acompañaron.

Más adelante, Virella se reunió con Sierra Garced y algunos abogados.

En la reunión, según se recogió en una minuta, Virella informó que se reunió con la fiscal Nin en su residencia y le admitió “que desde la convicción del señor Jesús de la Torre su conciencia no le ha permitido estar tranquilo, de igual manera se lo había comunicado al jefe de los fiscales José Capó”. Y que tenía “serias dudas” sobre la culpabilidad del convicto.

“Señor Secretario, cómo usted puede negar unos hechos donde usted no estuvo presente y este servidor sí estuvo presente, con dos investigadores, con la fiscal Wilda Nin. Luego es el mismo exfiscal Virella que declara y admite en presencia de nuestra representación legal que la fiscal Nin se comunicó con él y le refirió los documentos”.

Según el recuento de Sierra Garced, inicialmente se quiso asignar el caso a las fiscales Santini y Casiano, quienes “se negaron a radicar el caso de estos jóvenes, porque algo no les cuadraba, algo estaba mal, y le dijeron a su jefe en ese entonces Virella que de la única manera que podrían radicar el caso era si lo investigaban, pues la testigo no tenía credibilidad”.

“El hoy exfiscal Virella regresó a donde una de las fiscales y le dijo, ‘radica el caso que yo ya engrasé a la testigo’. Esta le respondió, ‘yo no trabajo con testigos engrasados’ “, se indica en la carta al Secretario.

“No se olvide, además, Secretario, que cuando se radicó la moción de Nuevo Juicio, casi a petición del juez Ramírez Lluch (QEPD) [y quien presidió el caso], todos nos encontramos positivos, se había radicado una declaración jurada en sobre sellado de un testigo que con nombre y apellido indicaba quién era el verdadero asesino. Y no era Jesús de la Torre Sosa. De hecho, Jesús ni estuvo presente y no participó de ninguna manera”, sostuvo Sierra Garced.

Días antes de la carta de este viernes, Sierra Garced había indicado mediante querella al DJ que “la fiscal Wilda Nin aprovechó su posición y confianza para obtener información, sabiendo y con pleno conocimiento de que debía inhibirse, mas no lo hizo. Cómo podemos continuar confiando en un sistema de justicia con fiscales como Wilda Nin”, se cuestionó Sierra Garced. Esa querella fue referida a la División de Integridad Pública para investigación.

Loading...
Revisa el siguiente artículo