Educación alternativa para frenar deserción

A junio había 1,552 participantes de la Alianza de Educación Alternativa.

Por Lyanne Meléndez

Un problema en la escuela llevó a Krystal Virella Urbina a abandonar sus estudios, pero fue en ese momento cuando se topó con la educación alternativa y alcanzó sus metas.

La joven de 18 años pasó por situaciones que la obligaron a salirse de la escuela tradicional y optar por la enseñanza alternativa de Aspira. “Llegué porque pasé por cosas personales de la escuela pública regular y necesitaba terminar mi cuarto año”, dijo Virella, quien señaló que “allí uno no va solo a adelantar, uno aprende”. Mientras estuvo en esa institución su vida dio un giro positivo, logró graduarse hace un año y actualmente estudia y trabaja en la Universidad del Este y, además, labora en una tienda en un centro comercial.

Krystal es un ejemplo de quienes se sirven de la Alianza de Educación Alternativa, integrada por Aspira y las instituciones Centros Sor Isolina Ferré, Nuestra Escuela, Proyecto Nacer y PECES, que brindan servicios a 1,552 participantes, de los que el 80 % de ellos se estima que continuarán estudios universitarios.

Estas entidades buscan combatir el abandono escolar, que es motivado principalmente por embarazos a temprana edad, bajo aprovechamiento académico, situaciones familiares y falta de pertinencia de la escuela. “La educación alternativa es un desarrollo integral. Seguimos los estándares del Departamento de Educación y, además, impulsamos el desarrollo emocional, psicosocial y espiritual del estudiante”, dijo a Metro el presidente de la Alianza, José Luis Díaz. Explicó que, a diferencia de la educación tradicional, la educación alternativa utiliza inteligencias múltiples para el aprendizaje y construyen un plan individualizado de desarrollo para cada estudiante.

Loading...
Revisa el siguiente artículo