Empleados del municipio de Toa Baja protestan por falta de pago

Protestaron frente a la alcaldía de ese pueblo.

Por Inter News Services

Tras pasar 24 días desde que recibieron su último pago, volvieron a manifestarse hoy cientos de empleados del municipio de Toa Baja, reclamando el pago de su quincena trabajada.

Aunque el alcalde, Jorge Ortiz Matías, concedió el día con cargo a vacaciones a todos los funcionarios municipales, con excepción de la Policía Municipal y empleados de la Oficina de Manejo de Emergencias, esto no fue impedimento para que los empleados continuaran con el reclamo del pago por la jornada trabajada.

La manifestación contó con un grupo de empleados de las diferentes dependencias del ayuntamiento, que exigieron una explicación a la noticia de que el exalcalde, Aníbal Vega Borges, cobró más de 50 mil dólares por concepto de liquidación de su licencia de vacaciones cuando hay trabajadores que fueron despedidos o se jubilaron y no han cobrado su liquidación.

La noticia fue recibida con indignación y ha caldeado aún más el ánimo de los servidores públicos toabajeños.

“Es intolerable el abuso de poder. Cuando transcurrió la noticia que no había dinero para pagar la nómina del 15 de octubre, el representante, Pedro Julio ‘Pelle’ Santiago, salió por los medios de comunicación del país, indicando que estaba gestionando con el Banco Gubernamental de Fomento para que empleados del municipio cobraran, pero luego de eso ni se aparece”, dijo un empleado bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Igualmente, otros funcionarios municipales responsabilizaron directamente a Vega Borges y a “Pelle” Santiago, por las malas decisiones administrativas que tomaron durante los últimos 12 años en el gobierno municipal.

“Todos sabemos que para ellos y para sus amigos del alma siempre hay dinero”, indicó una funcionaria.

Según recordaron, la ya crítica situación se agravó con la reciente congelación de todas las cuentas del municipio porque el Servicio de Rentas Internas federal (IRS, siglas en inglés), porque el ayuntamiento debita las aportaciones de los empleados, pero no las envía a sus respectivos destinos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo