Levantan dudas revelaciones religiosas de los políticos

Elecciones. Posturas religiosas de políticos en campaña pueden ayudarles a fortalecer apoyo y votos.

Por Karixia Ortiz

La acción de algunos candidatos a puestos políticos en el país de definir sus posturas religiosas pudiera ser una estrategia para allegar votos o, en cambio, mostrar su lado más honesto al electorado.

Metro consultó a conocedores del tema y coincidieron en que una definición pública de las preferencias religiosas de los políticos en plena campaña electoral puede servir para consolidar el voto de seguidores particulares.

“El político, por definición, busca beneficios para la carrera a la que está corriendo”, indicó el reverendo Felipe Lozada Montañez. Sin embargo, consideró que “la persona tiene que ser sincera con el pueblo. Si la persona es cristiana, debe establecerlo, porque no debe evaluarse su religión para ser elegido, sino su carácter, su forma de ser, su rol y su experiencia en términos públicos”.

Pero Lozada Montañez reconoció que no siempre la intención detrás de la definición religiosa es amable, e insistió en la separación de Iglesia y Estado, aunque son sistemas que conviven en la misma sociedad.

“En términos generales, en ocasiones, tanto algunos políticos como religiosos lo utilizan de manera inapropiada e irreverente en relación con su vínculo con Dios”, precisó, al no descartar que se ha utilizado como mecanismo de allegar votos.

Por su parte, el profesor de Ciencias Políticas de la Univesidad Interamericana, Philip Escoriaza, recordó que, en el plano local, la religión siempre ha estado insertada en el discurso político, incluyendo las campañas, pues recordó que, por ejemplo, en la década de los 60 se conformó un partido cristiano, el Partido Acción Cristiana. “Las iglesias tienen influencias y tienen su selección de candidatos afines a sus posturas y hacen expresiones de apoyo tanto en las reuniones de las congregaciones como en los medios y redes sociales. No es nada extraño”, estableció.

No obstante, señaló que, para el candidato definir sus preferencias religiosas, basa su movida en un análisis de coste-beneficio, pues, a la vez que logran el apoyo de algunos, reciben el descontento de otros. “Es un elemento más que el electorado va a tener que tomar en cuenta”, explicó Escoriaza.

Elementos que han resurgido el debate en la recta final de la campaña electoral fue la defensa de la separación de Iglesia y Estado de la candidata independiente a la gobernación Alexandra Lúgaro, quien también se autodenominó atea. Por otra parte, ayer un grupo de pastores y miembros de iglesias manifestaron su apoyo a la candidatura para la reelección del Senador del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel “Chayanne” Martínez.

Acciones como estas han sido evidenciadas también en los candidatos a la gobernación del PNP y del Partido Popular Democrático, quienes han visitado iglesias. Incluso, apuestan por las iniciativas de base de fe. Asimismo, el candidato a la alcaldía de San Juan, Leo Díaz, ha sido apoyado por religiosos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo