Puerto Rico no está ajeno a la fiebre de los payasos delincuentes que mantiene bajo alerta a las autoridades de Estados Unidos, de Canadá y más recientemente de Europa.

Tan solo en octubre, en la isla se han reportado casi una decena de delitos protagonizados por individuos que utilizan trajes o máscaras de payaso.

El más reciente se reportó el pasado sábado en Aibonito, donde un hombre alegó ser agredido en el rostro por dos sujetos que portaban máscaras de payaso y que intentaron despojarlo de su vehículo.

A este incidente le siguió otro anunciado el viernes 14 en la carretera PR-176 Camino Los Andinos, cerca del cafetín el Farolito de Cupey, donde tres sujetos, dos de ellos con máscaras de payaso y uno vestido de negro con un arma, asaltaron a un joven despojándolo de dos cadenas de oro, una cartera con documentos personales, 140 dólares y un celular modelo Samsung Galaxy.

Y qué decir del incidente en Condado el jueves 13, en el que se cree que el mismo trío de delincuentes asaltó a una pareja que se paseaba por la laguna dejándolos sin sus teléfonos celulares valorados en más de 900 dólares.

Otro incidente que sorprendió a la ciudadanía fue el robo en una gasolinera Puma del Sector Pueblo Nuevo en Vega Baja, donde tres sujetos, uno con careta de payaso,  en el interior de una guagua se llevaron un cajero de ATM localizado en el interior del local.

En total, solo en este mes las autoridades han reportado ocho delitos, robos en su mayoría, en los que el disfraz de payaso ha estado presente. No obstante, la Policía descarta que esto se vaya a convertir en una tendencia, ya que, según asegura, las penas contra personas que cometen delitos utilizando alguna careta son más severas.

En ese sentido, el sargento José Sánchez, director de la División de Robos de San Juan, negó que está modalidad delictiva vaya en aumento.

Descartó que exista una ganga que se esté dando a la tarea de realizar estos robos. “Son incidentes aislados, que no coinciden, que la Policía está investigando”.

Al igual que en otros países, la situación de los payasos delincuentes no solo está afectando la seguridad de la ciudadanía, sino que está golpeando directamente el negocio de quienes viven de este arte.

La presidenta de la organización Payasos de Puerto Rico en Acción, Miosotis Rivera Albino, más conocida como la payasa Peposita, indicó que, a raíz de las acciones de personas que se disfrazan de payasos para delinquir, le han cancelado contratos. En ese mismo tono también se expresó José Vega (Remi).

A esos efectos, un grupo de payasos realizarán hoy una protesta en las escalinatas del Capitolio.

La manifestación pasiva, con el lema “Los buenos somos más”, iniciará a las 2:00 de la tarde.

La protesta busca crear conciencia sobre las consecuencias que pueden tener los que usurpan el concepto circense y hacen daño a la comunidad de payasos.

Miguel Resto Solís (el payaso Tatín), portavoz del grupo, dijo que personas inescrupulosas se han dado a la tarea de usar el concepto para cometer actos ilegales, “dañando la buena reputación de los payasos profesionales”.

“Nosotros, los payasos profesionales, dedicados al arte de hacer reír, somos personas totalmente preparadas y disciplinadas por muchos años en la profesión”, dijo. Agregó que “es por esto que traemos nuestra preocupación en crear esta manifestación para que no nos sigan confundiendo con maleantes”.

Delito
Máscaras más utilizadas para cometer robos en Puerto Rico, de acuerdo con el sargento José Sánchez, director de la División de Robos de San Juan

  • El disfraz de pasamontañas
  • La máscara de Anonymous
  • La careta de Jason
  • Cubrebocas con calaveras
Loading...
Revisa el siguiente artículo