“Los derechos sexuales, como derechos humanos, son indivisibles”, afirma candidata PPT

Por Inter News Services

La activista de derechos humanos y candidata al Senado por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Amárilis Pagán Jiménez, señaló durante un foro sobre Derechos Sexuales celebrado en la Universidad de Puerto Rico que “los derechos sexuales y reproductivos, como parte de los derechos humanos, son indivisibles e inseparables del resto de los derechos humanos”.

Pagán indicó como ejemplos de la indivisibilidad de los derechos, que “una mujer que vive en pobreza no va a tener acceso a una terminación de embarazo; una persona transexual que no es reconocida por el Estado como mujer, no va a tener acceso ni a los tratamientos hormonales ni al  reconocimiento de su identidad de género, y eso es una violación de sus derechos sexuales y reproductivos”.

Agregó que “el reto principal cuando hablamos de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres es mirar a las mujeres en todas sus diversidades; saber que hay mujeres de las que no vamos a escuchar sus voces, porque no hay forma de que lleguen a nosotras si no abrimos unas brechas económicas y educativos que les den el acceso que no tienen al día de hoy”.

Ante el grupo de estudiantes de Derecho y otras disciplinas presentes en el Centro de Estudiantes de la UPR, Pagán Jiménez señaló que uno de los aspectos que limita el pleno disfrute de los derechos sexuales se encuentra en la gran influencia que ha logrado el sector religioso fundamentalista en la Legislatura.

Y recordó que en la isla la apertura de los trabajos legislativos “se inicia con una invocación religiosa, en clara violación de la separación entre la Iglesia y el Estado”.

“Las mujeres, para hacer valer sus derechos sexuales y reproductivos, enfrentan varios desafíos, entre ellos la poca accesibilidad a clínicas de aborto o lo costoso de los procesos de terminación de embarazos, lo inaccesible que son los métodos de planificación familiar y la escasa educación sobre temas de sexualidad”, argumentó.

Apuntó a que en Puerto Rico “sólo hay aproximadamente siete clínicas de aborto, casi todas en la zona metro, una en Aguadilla. La planificación familiar no es accesible. La educación sexual, que es un tema de política pública, se estructuró durante muchos años sobre la promoción de la abstinencia, sin importar lo que ocurra luego con los embarazos no deseados”.

Entre las propuestas de trabajo que detalló la candidata como prioridades en el Senado, se encuentran eliminar el aborto como delito del Código Penal y retomar una práctica que se inició en el 2006 de evaluar el presupuesto del país desde una perspectiva de derechos humanos.

“En el año 2006 se descubrió que en Puerto Rico se gasta apenas un centavo de cada dólar en los derechos y desarrollo de las mujeres. Si eso no cambia, no hay desarrollo económico, no hay derechos sexuales y reproductivos, no hay equidad y, por lo tanto, seguiremos siendo vulnerables ante la violencia y  seguiremos siendo las más pobres dentro de las pobres”, concluyó Pagán.

 

thinkstockphotos-464840616

Loading...
Revisa el siguiente artículo