Boricuas optan por los vehículos usados

Radiografía. Los concesionarios de autos en la isla evalúan medidas para mitigar el impacto de los impuestos y el aumento en los gastos operacionales.

Por Sarah Vázquez

La venta de autos usados en la isla va en aumento, así lo reveló la primera radiografía económica de la industria de concesionarios de autos en Puerto Rico comisionada por la Asociación de Distribuidores y Concesionarios de Automóviles de Puerto Rico (PRADA).

De acuerdo con el CPA Eduardo González-Green, quien presidió el comité a cargo del estudio, los datos reflejan un giro importante hay un giro importante entre la venta de nuevas unidades y la venta de unidades usadas.

Y es que según los datos presentados ayer, en 2005, las ventas totales (incluyendo vehículos nuevos y usados) por Junta de Planificación (JP) fue de $3.3 billones y vehículos nuevos vendidos era 140,400, mientras que, en el año 2015, el total de nuevas unidades vendidas fue de 81,357 y la venta total fue de $3.45 billones. “A pesar de reducción en ventas de autos nuevos, el total en recaudo se mantuvo de forma similar siendo este un indicativo de que la venta de unidades usadas está aumentando”, expuso González-Green.

Esto supone un problema de recaudos para el gobierno pues el auto usado no paga arbitrios. Charlie Vaillant, vicepresidente de PRADA detalló que “casi todos los concesionarios se han ido moviendo hacia la venta de carros usados. En mi caso hace cinco años atrás vendíamos casi cuatro carros nuevos por cada usado. Ahora mismo estamos dos a uno”.

Sin embargo, otro de los datos que reveló el estudio es que el Gobierno se lleva la mayor tajada de la venta de autos en la isla, de un vehículo de $26,825 el Estado y las agencia reciben $4,383.30, mientras que el concesionario reporta una ganancia a neta de $170.93. Por otro lado, unos $2,000 por unidad se dirigen a otras partidas que incluyen utilidades, seguridad, publicidad y adiestramientos.

Ahora bien, aunque las ventas en términos de ingresos según la JP se mantuvo casi igual, la aportación de un 8 % que los concesionarios tienen que hacer al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) trimestralmente por su inventario lacera la estabilidad de la industria.

Entre las medidas que han tomado los concesionarios para mitigar el impacto está el reducir a jornada laboral y días de apertura de la tiendas. “Hay concesionarios que han reducido la jornada. Yo conozco concesionarios que han reducido la jornada laboral semanal de 40 a 32 horas para mitigar un poco el gasto de empleomanía que es severo”, explicó Vaillant al tiempo que dijo que se están enfocando en el área de servicios.

Por su parte, Pedro Hernández, presidente de AutoGrupo, indicó que hace un año tomaron la determinación de no contratar más personal y restringir el inventario para evitar riesgos.

Pedro Luis Benítez, presidente de PRADA, expuso que el estudio les da las herramientas para tomar decisiones acertadas y poder reclamar medidas al Gobierno que ayuden a la industria. Con los resultados del estudio podemos tener un claro marco sobre este importante sector económico del País, tales como: los empleos directos que generamos, el nivel de salario que provee la industria, las aportaciones que le hacemos al Estado tanto en el área contributiva, como patente y permisos, entre muchos otros importantes factores” expresó Benítez.

Loading...
Revisa el siguiente artículo