Un misterio ruta de la semilla para cannabis medicinal en P.R.

Por Karixia Ortiz Serrano

El inicio de la primera siembra de las plantas de marihuana para producir sus derivados medicinales en la Isla es un misterio.

Según el licenciado criminalista y especialista en lo relacionado con el cannabis medicinal, Goodwin Aldarondo indicó que en el inicio de la primera siembra y posterior cosecha es que se da el “brinco” de lo ilegal a lo legal.

“En los estados donde ha habido cannabis medicinal y/o recreacional está la regla don’t ask, don’t tell (no preguntes nada, no digas nada), donde los estados se hacen de la vista larga en ese primer cultivo que  se va a hacer porque a nivel federal sigue siendo ilegal, sigue siendo una droga tipo uno”, explicó.

El Reglamento 8766 para el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, fabricación, dispensación e investigación de la marihuana medicinal no aclara de dónde saldrá o quiénes distribuirán las semillas o plantas a los agricultores certificados, pero sí que cada paso de la producción debe estar registrada para ser monitoreada electrónicamente.

Tal como recalcó la licenciada y parte del movimiento Free Juana, Shadiff Rebullo, “ellos (los agricultores autorizados) tendrán que buscar dentro de la industria de manera individual porque no está regulado por el Departamento de Salud, y así ha sido en todos los estados”. Igualmente descartó que estas maniobras generen problemas, pues recalcó que “así se ha hecho en todos los estados. Así es el procedimiento”.

Metro consultó con el Departamento de Salud (DS) cómo sería la dinámica de compras de semilla o plantas, pero la portavoz, Camille Rivera, indicó que, en efecto, es el mismo agricultor que tiene que “conseguir la semilla” y “luego se registra”. A insistencias de este diario sobre la ruta de la semilla, otra portavoz de la agencia, Neyssa García, informó que DS celebrará próximamente una rueda de prensa para aclarar dudas sobre el particular.

Pero, Aldarondo aclaró que para la primera siembra es que se aplica el “don’t ask, don’t tell” porque “ya para la segunda tienes que decir de donde salieron”. El licenciado no descartó que personas las consigan en el “mercado negro” o por parte de personas que ya tienen plantas que puedan proveer “clones” o semillas.

  “La idea es tener una planta madre, esa planta madre va a estar y de ahí se le van a cortar ramas y de ahí se sacan los clones. Si se hace dentro en Puerto Rico quizás son menos las violaciones que si se trae de otro estado”, agregó Aldarondo. Incluso, el licenciado descartó que sea el mismo DS quien provea la semilla, pues sería “la misma agencia la que está violando la ley”.

Para el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y para la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) la marihuana, en efecto, sigue siendo ilegal.
“Como agencia, es una encrucijada. Es una posición difícil porque ahora en el estado es legal (cannabis medicinal), pero para el Gobierno federal es ilegal”, dijo el portavoz del FBI, Carlos Osorio.

No obstante, precisó que “como agente sé que si tienes muchas libras de marihuana se procederá a investigar” para confirmar si las plantas son para el producto medicinal, señaló Osorio.

Por su parte, la portavoz de la DEA, Ana Pino Rivera, admitió desconocer de dónde procederán las semilla o plantas para el inicio de la producción del cannabis medicinal en la Isla.

Igualmente Metro consultó con el Departamento de Justicia,  el Departamento de Agricultura y La Fortaleza y todas las agencias se remitieron al DS, agencia que lidera los esfuerzos de la nueva medicina derivada de la marihuana.

Aunque el DS espera que entre noviembre y diciembre comience la dispensación de los productos del cannabis medicinal (gotas, ungüentos, parchos, aceites, etc.), el primer paso requerido para comenzar la línea de producción anda en pausa.

La base del negocio de la medicina alternativa es contratar a quien monitoree con tecnología digital el proceso desde la semilla hasta la venta (seed to sale).

BioTrack THC fue la compañía que ganó la subasta con el DS para realizar el rastreo. Pero, ahora hay una disputa legal generada por los demás licitadores, MJ Freeway y Agrisoft, para cuestionar el otorgamiento de la subasta a BioTrack THC.

Según comunicó la cofundadora de la firma de consultoría sobre la industria del cannabis medicinal en la Isla Growth Leaders, Gabriella Pagán, “la disputa fue remitida a un juez administrativo por el Departamento de Salud”.

“Aún es incierto si BioTrack THC, que obtuvo la puntuación más alta, firme el contrato”, comunicó.
El Gobierno actual presentó el reglamento 155 para el cannabis medicinal en enero pasado, Luego lo derogó con el reglamento 8766.

La licenciada y directora de la división legal del DS, Mayra Maldonado, ha recalcado que el Gobierno está listo para que antes de que culmine el 2016 el negocio del cannabis medicinal esté ya en funcionamiento para los pacientes con enfermedades degenerativas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo